Chavela Vargas

Chavela Vargas la intérprete, la leyenda
Chavela Vargas

Meses antes del centenario del nacimiento de Chavela Vargas se estrenó en cines de México el documental que analiza su legado y leyenda. Cine Caníbal distribuye en México el largometraje dirigido por las estadounidenses Catherine Gund y Saresha Kyi, el cual formó parte de la Gira de Documentales Ambulante en 2017. El estreno comercial se realizó el 3 de agosto 2018, a dos días del sexto aniversario de su muerte. Esta película nace de una extensa conversación que las directoras sostuvieron con Chavela hace más de 25 años. La dama de poncho rojo, pelo de plata y carne morena debe buena parte de su fama a la aparición en películas; canciones incluidas en ellas respaldaron su trabajo como cantante y actriz. En abril de 2019 se cumplen 100 años de su nacimiento. En 1994 Joaquín Sabina le canta a Chavela en el tema Por el boulevard de los sueños rotos, que es una fotografía cantada de la artista. No hay dudas de que con esta canción Chavela también se hizo masivamente conicida en Uruguay. El documental recorre su vida: su lesbianismo, alcoholismo. Katherine Gund y Dareshka Kyi, recopilan testimonios, anécdotas, experiencias, conciertos y entrevistas. Tiempos en que los ojos de la sociedad no eran los de hoy, estos noventa minutos del documental son una buena herramienta para quienes desconocen su trayectoria. Un tributo fílmico.


aldo novick

 


Catherine Gund conoció a Chavela Vargas en 1991 en México, cuando Chavela regresaba a los espectáculos; la entrevistó en un camarín del teatro y también en su casa en Tepoztlán y nunca las publicó. Más de dos décadas después, al digitalizar su archivo le mostró el material sobre Chavela a la documentalista Daresha Kyi y juntas decidieron hacer una película. "Merece varias películas", dijo Kyi sobre la protagonista de su filme en una entrevista reciente. Además de la voz de Chavela, las cineastas recurrieron a entrevistas con las intérpretes mexicanas Tania Libertad y Eugenia León, el español Miguel Bosé y el cineasta Pedro Almodóvar para reconstruir la importancia histórica y cultural de Chavela. Bosé confirmó la entrevista enseguida; Almodóvar fue complicado, intentaron varias veces, estaba terminando su película "Julieta", después respondió que no quería hablar con la prensa por un asunto legal. Por último comentó que le dolía hablar de Chavela, dijo Kyi en una entrevista telefónica desde Oakland, California. Pero por suerte gracias a una amiga productora lograron convencer al cineasta.


Se suman José Alfredo Jiménez Jr., hijo del compositor de los clásicos "Volver" y "En el último trago". El el relato de la abogada mexicana por los derechos humanos Alicia Elena Pérez Duarte y Noroña, quien fue pareja de la cantante en los años en los que desapareció de los escenarios y es clave para completar esta historia. "Alicia Pérez Duarte hasta el día de hoy adora a Chavela Vargas pero a la vez analiza las cosas, a Chavela, no sólo nos cuenta cosas bonitas", dijo Kyi sobre Pérez Duarte, quien desde el primer momento que conoció a la cantante era consciente de su alcoholismo y también de los problemas legales que tenía con su disquera. Ella es quien logró cancelar el contrato que tenía con el sello discográfico, es abogada y muy sabia.
Pérez Duarte además autorizó la publicación de todas sus fotografías con Vargas en momentos muy especiales, como de vacaciones en la playa o sosteniendo tiernamente a un periquito.

 

Chavela Vargas - Frida Kahlo - Foto: Nickolas Muray


“Fui la primera en México en atreverse a cantarle a otra mujer”, dice Chavela Vargas en el avance de este documental y luego agrega, sobre la primera vez que usó pantalones sobre el escenario: “La historia se detuvo por un segundo”. Chavela aborda los severos problemas de alcoholismo de la cantante, mismos que la mantuvieron alejada del escenario. Estuvo ausente tanto tiempo que la audiencia la dio por muerta. Tuvo un regreso en 1993, donde volvió a hacer conciertos en distintas salas del mundo, participar en películas y hasta recibir homenajes. La cinta también da muestra de esos momentos de gloria, como el concierto en Bellas Artes que le hizo justicia en México como ícono nacional. En la década del '40 con el cabello suelto, maquillada y de tacones, Chavela Vargas se presentaba en un elegante club de México, se resbaló sobre el escenario y cayó al piso. Fue en ese momento que prometió no volver a usar ropa característica de una dama. Se puso pantalones, se cortó el cabello y usó un poncho. “Vestida de mujer parecía un travesti", expresa Chavela. Ésta es una de las anécdotas que la propia Chavela relata, gente que la conoció, narra a través del documental "Chavela Vargas La intérprete, la leyenda", ganadora del Premio del Público en el Festival de Berlín.

Chavela ganó un espacio por sí misma primero en México y más tarde en todo el mundo por su interpretación de rancheras tradicionales. Estas canciones eran compuestas principalmente por hombres y en su mayoría hablaban de amor no correspondido por las mujeres y la soledad. Chavela las interpretaba con su propio ritmo y estilo. El material de esta película, así como las entrevistas con la propia Chavela, sus contemporáneos, colegas y ex parejas, han dado como resultado un cariñoso retrato de una artista carismática y excepcional.
 Werner Herzog la incluyó, interpretando a una india, en su película Grito de Piedra, en 1991. El director español Pedro Almodóvar incluyó canciones interpretadas por ella en varias de sus películas, como Tacones lejanos en 1991; Sabina en el ’94 con el Boulevar de los sueños rotos y en el ’99 con Noches de Bodas. Sabina y Chavela Vargas se conocieron en Madrid al comenzar la década de los '90, cuando ella viajó a España a presentar uno de sus discos.

 


En esa presentación, Chavela dijo que "vivía en el bulevar de los sueños rotos", frase que Sabina tomó como un regalo en forma de canción. Sabina reconoció más de una vez que le pidió al director de cine Pedro Almodóvar que los presentara. El músico grabó una canción que fue un homenaje a la cantante mexicana y, al mismo tiempo, le sirvió para retratar el México de Diego Rivera y Frida Khalo.
Chavela apareció en la película de Julie Taymor, Frida, 2002, cantando una versión de "La Llorona" y de Paloma Negra de Tomás Méndez . Apareció en Babel, 2006, de Alejandro González Iñárritu, cantando "Tú Me Acostumbraste", bolero de Frank Domínguez.

Las fotografías, recortes y filmes en blanco y negro, que consiguieron Catherine Gund y Saresha Kyi, con el apoyo del cineasta y fotógrafo Adrián Gutiérrez, fueron fundamentales para documentar esa época, la Costa Rica de comienzos del siglo XX donde nació Vargas, quien decía que como mexicana tenía derecho a escoger dónde nacer.
Efectivamente, Chavela nació en Costa Rica, en San Joaquín de Flores, el 17 de abril de 1919.
Tuvo una infancia difícil; sus padres se divorciaron y se desentendieron de ella, dejándola al cuidado de unos tíos. En México, país del que obtuvo la nacionalidad, residió por casi ocho décadas. Falleció a los 93 años, el 5 de agosto de 2012 en Cuernavaca, Morelos, México.

 

Publicidad

728x90 todomusica