Barro Negro

Fotos Castagnello
Fotos Castagnello

Barro Negro

Teatro sobre ruedas

 

Explanada del Teatro Solís 

Reservas: 2900 8618/ 0944 87818

Boletería: explanada del Teatro Solís, en la puerta de Allegro Caffé, media hora antes de la función.

Cuenta Marcelino Duffau, Director de la obra:

"La respuesta a todas estas preguntas que nos podemos hacer apuntan a la necesidad que tiene el público en Uruguay de verse representado en diversos temas sociales y políticos de forma directa, por ejemplo la violencia, principalmente la que vive día a día la mujer.

La cantidad de personajes que en Montevideo viajan día a día en el transporte capitalino: el vendedor ambulante, la anciana que toma equivocada su ómnibus, la pituca acostumbrada a viajar en taxi, un policía y el guarda. Todos ellos forman parte de Barro Negro. Basada en una historia de amor enmarcada en la realidad y a la cual agregamos humor. A través de este humor es que por intermedio de la risa y de situaciones, por momentos un tanto absurdas, podemos entablar la relación y comunión entre los artistas y los espectadores. El dramaturgo venezolano, José Gabriel Núñez, la escribió para la realidad de su país. Nosotros aquí tomamos la idea, para transformarla en una obra uruguaya.”

 



La obra Barro Negro comenzó en Uruguay en el año 1991.

Una crítica reflejando diferentes situaciones sociales que se generan arriba de un ómnibus, teniendo como hilo conductor la historia principal que es la de María, una prostituta y Manuel, un militar, protagonistas de una crisis de pareja. Manuel y María son una pareja joven con un embarazo no esperado por parte de María a temprana edad. Manuel tiene que dejar sus estudios y en aquella época la opción económica más segura era entrar en el Ejército. Manuel hace lo imposible para llegar a ser sargento, trabajando toda la semana. María se cansa de esperarlo y tiene que salir a buscar trabajo, económicamente las cosas no son las mejores.

Manuel tiene un amigo llamado Andrés, que un día concurre a un local nocturno llamado La Boca del Lobo y se encuentra con María, que está trabajando ahí a escondidas de Manuel. Le comenta lo ocurrido a su amigo y ambos deciden ir a buscar a María. En el viaje de ida aparecen personajes que colorean la historia de humor y situaciones entretenidas que permiten descontracturar la tensa situación de Manuel y María. La participación del Guarda, la Pituca, Nenucha, un Borracho, la Vieja y el vendedor, arriba del ómnibus, son parte de la obra que lleva tantos años rodando en el circuito de la ciudad. En La Boca del Lobo: un cantante de cabaret, una prostituta y el dueño del antro, forman parte del ambiente en el que trabaja María. Barro Negro tiene un toque diferente a otras obras, al desarrollarse en un ómnibus, donde actores y espectadores son pasajeros en una escenografía que va rodando por distintos paisajes.

Barro Negro
José Gabriel Núñez

Director
Marcelino Duffau

Elenco
Guarda: Julio Icasuriaga
Pituca: Sandra Bartolomeo
Vieja: Lucy Arregui
Andrés: David Falco
Manuel: Fabián González Mainero
Borracho: Javier Iglesias
Profesor - Fiolo: Juan Silva
María: Giovanna Pedraja
Camionero: Sergio Armand Ugon
Parroquiano - Vendedor: Christian Fall
Siempreviva: María Alejandra Jaimes
Cantor - Policía: Dennis Fernández
Policía 2: Mauro del Río

 



José Gabriel Núñez

Premio Nacional de Teatro 2002 - 2003. Dramaturgo, docente universitario, uno de los autores teatrales de mayor presencia y resonancia. Comenzó a desarrollar su obra a finales de la década de los '60, contando hasta el momento más de 40 piezas escritas y unas 15 versiones teatrales.

Ha trabajado como docente de talleres de Dramaturgia y ha representado a Venezuela en importantes eventos internacionales. Con participación destacada en televisión, radio y cine, así como también ha formado parte de las directivas de organismos y asociaciones culturales tales como SACVEN Sociedad de Autores y Compositores de Venezuela, AVEPROTE Asociación Venezolana de Profesionales del Teatro, el Consejo Nacional de Teatro y el Grupo Compas, entre otros. Dirigió el Instituto Universitario de Teatro desde el año 2004 a 2008. Recibió importantes premios, distinciones y homenajes, tanto por su obra teatral, como por su labor docente. 

 

Prólogo de la obra

 

Fango Negro no es un texto que pretende buscar la pulcritud o la excelencia literaria. Todo lo contrario. Fue escrito para que un director y el grupo de actores que la representen, trabajen en un experimento teatral absolutamente fuera de lo convencional y que, por los resultados obtenidos, ha terminado de ser realmente apasionante para todos ellos. Fango Negro es una propuesta para espacios no convencionales que nos aproximen a la realidad que procuré expresar: la calle con su agresividad; un autobús caraqueño, con sus permanentes refriegas y protestas: un prostíbulo y sus protagonistas desprovistos de artificios. Hiperrealismo. Violencia. Y cómo va desgranándose un crimen pasional.

Partí de una propuesta que me hizo Carlos Giménez cuando me pidió que le hiciese una versión del Woyzeck de Büchner. Trabajé duramente sin encontrar la salida dramática hasta que se me vino la idea del autobús por una situación similar que viví una tarde cuando tuve la dicha de tomar un colectivo y ocurrió hasta un atraco. Axial, Woyzeck fue desapareciendo en la medida que la nueva historia asumía vida propia y terminaba convirtiéndose en Fango Negro. Deseo resaltar igualmente la importancia que tiene la improvisación en base a los textos escritos, para aproximarnos cada vez más contundentemente a ese verismo que se hace indispensable en la obra, para que sea desprovista de cualquier maniqueísmo.

En tal sentido hay que subrayar que el texto no es más que una guía para que cada noche se experimente una representación diferente e inesperada, para sorpresa no sólo de los espectadores sino de los mismos protagonistas. Me había negado rotundamente a publicarla por lo antes dicho y por evitar una "confrontación" (léase sorpresa desagradable) con ciertos puristas del lenguaje y de la literatura, especialmente teatral, pero, después de todo lo que ha acontecido con Fango Negro y su inesperado éxito fuera de nuestras fronteras, es algo más que una deuda con quienes la han asumido como suya. En homenaje a ellos, asumo el reto de mostrarla, sin más explicaciones.

José Gabriel Núñez

Agradecimientos
A Daniel Uribe, quien la rescató de la polvareda de un archivo perdido y tuvo el coraje de montarla. A Marcelino Duffau, con palabras que no encuentro, después de haberla sostenido durante tantos años en la cartelera de Montevideo y agradeciendo su fraternidad.

 

Publicidad

728x90 hosting montevideo