Balneario Iporá

El balneario Iporá se encuentra rodeado de cerros, en una de las zonas más hermosas del país
fotos tranvias.uy - aldo novick
fotos tranvias.uy - aldo novick

Balneario Iporá

Tacuarembó

A siete kms de la ciudad de Tacuarembó, Uruguay, la distancia con la capital Montevideo son 404 km, con Salto 225 km, y con Colonia de Sacramento 400 km. Desde cualquier punto del país se puede llegar en pocas horas de viaje, para disfrutar de este paraíso que nos recibe con un camino en perfecto estado, nos conduce entre un enorme bosque para enfrentarnos y abrirnos el paisaje de un enorme lago artificial, rodeado de árboles, plantas, el sonido de los pájaros que retumban en el ambiente, los colores verdes, ocre y azules se multiplican en el espejo de las serenas aguas. Todo es "Calma" como los sonidos de los discos de Gustavo Ripa.

 

 

En las primeras horas de la mañana se puede ver gente que sale a caminar, algunos a trotar por los distintos caminos que rodean el lago, todo prolijamente cuidado, ni un papel tirado, el césped cortado, el agua limpia, viejos puentes de madera comunican y hacen posible rodear y recorrer todo el lago.





Por la tarde, grupos de jóvenes juegan a las cartas, escuchan música, disfrutan como si fuera una playa, con zonas de tosca, algunas partes con arena, en otras con rocas; el lugar permite que 
niños o adultos se puedan bañar sin ningún problema.

 


Se puede andar a caballo, en bicicleta o en skate. La tardecita es la cita de varios vecinos que llegan a tomar mate, a disfrutar de la brisa, escapando de las altas temperaturas de la ciudad.

 


Hay zonas de camping, parrilleros alrededor de todo el lago, un parador, con una piscina, canchas de voleibol con piso de arena, un restaurante con terraza sobre el lago, el Complejo Sepé con servicio de hotelería (ver nota Sepé) esculturas de artistas plásticos que, lamentablemente, no llevan el nombre de sus autores.

 


La construcción del balneario fue entre 1950 y 1968, un emprendimiento privado realizado por Felipe Albornoz da Costa. Propietario del predio de 200 hectáreas forestadas con eucaliptus, cuya explotación se veía perjudicada por el mal estado del camino, por lo cual decidió construir un centro de esparcimiento.

 


El entorno natural era el indicado, excepto por la carencia de agua. Se perforó un pozo semisurgente de donde, a los 96 metros, una bomba extrae 6200 litros por hora. Para ello contrató a la empresa constructora de Máximo Muller que, además, levantó el parador y una piscina olímpica.


 

Albornoz, gerente de la sucursal local del Banco de Casupá, hizo parcelar la zona y organizó la venta de terrenos entre habitantes de Tacuarembó. A mediados de los años '70 buena parte de los integrantes de la Asociación de propietarios se encontraron con problemas como consecuencia de la dictadura militar en Uruguay. No pudieron afrontar los gastos, por lo cual el municipio de Tacuarembó se hizo cargo, pasando los bienes a propiedad estatal.

 

 

El lago artificial que Albornoz ideó fue proyectado por el ingeniero civil Gabino Suárez y realizado 12 años después cuando el balneario ya era municipal, con el apoyo del intendente de la época, Norberto Bernachín. Se utilizaron rocas de un cerro cercano para cimentar el terraplén de contención de agua del lago de 13 hectáreas de embalse y 12 metros de profundidad.

 

 


Cuando las lluvias provocan exceso de agua, ésta se evacúa naturalmente por un escape en las hondonadas del lugar. Hay varias viviendas y un enjardinado diseñado por el ingeniero Pablo Briz Araújo. La zona de camping está diseñada para 200 carpas, cuenta con baños con agua caliente, 40 churrasqueras, canchas deportivas y un parque infantil.

 

 


El balneario está comunicado con el centro de la ciudad de Tacuarembó por la Avenida Héctor Gutiérrez Ruiz. En 1989 se realizó en esta localidad el Primer Jamboree Nacional de la Asociación Scouts del Uruguay donde participaron miles de jóvenes practicantes del escautismo en todo el país.

 


El nombre Iporá proviene de la lengua guaraní, donde “i” significa agua y “porá” es un diminutivo de bello, claro, bueno o hermoso.

 


Detrás del parador está ubicada la piscina olímpica, con sombrillas de paja y tronco, reposeras y el personal necesario para el funcionamiento del lugar. A pocos metros hay un centro de información y un amplio estacionamiento.


Usted está a pocos kilómetros... y a unas horas de este paraíso... ubicado en el Departamento de Tacuarembó.

  

Publicidad

728x90 Salus