Reserva Natural

El agua llega con la lluvia, brota y corre por la tierra, nos bañamos en sus rios, alimenta las plantas, la beben los animales, abastece nuestra casa, determina en buena parte la existencia de vida en nuestro planeta. El agua abraza nuesta vida. Fuimos en busca de su fuente, entre las sierras minuanas.
Reserva Natural

La Reserva Natural Salus está a un poco más de una hora de viaje desde Montevideo; tomando como referencia la rambla en Carrasco, son aproximadamente cien kilómetros. Viajando en auto en forma tranquila y dependiendo del tránsito en la ruta, se llega en un poco más de una hora. Nuestro recorrido fue el siguiente: Avenida de las Américas, doblando hacia el aeropuerto, tomamos el puente y el carril para salir hacia ruta 101, continuamos hasta una rotonda y la salida en dirección bypass de Pando que nos llevó a Ruta 8; este camino nos evitaó el pasaje por Pando y su pesado tránsito.

Una vez en Ruta 8 seguimos por ésta hasta el kilómetro 109, donde se encuentra la Reserva. Unos metros antes un cartel que la anuncia; se debe ir con atención para no pasarse de la entrada. El ingreso es por un camino que no está en buenas condiciones, se puede transitar sin problema pero despacio, para no dañar las llantas o neumáticos del auto. Sobre este camino encontrarán camiones y enseguida la fábrica de cerveza, continúan y toman hacia la derecha por otro camino de balasto señalizado, que los guiará hasta la Fuente del Puma, sus amplios jardines y la planta de elaboración.

aldo novick

 

El campo natural ocupa un área importante de la Reserva. Dependiendo de la profundidad del suelo, varían las especies que lo componen.


Se encuentra a 75 kilómetros de Pirápolis, y a 100 de Punta del este, en Maldonado, la ciudad de Minas está a sólo 14 kilómetros. Luego de una reunión y el primer día de trabajo en la Reserva, nos trasladamos a Minas para alojarnos en el Hotel Verdún, ideal para utilizar como base y moverse diariamente a la Reserva y a otros puntos del Departamento de Lavalleja. (Ver nota sobre el hotel en arte + arquitectura).

Desde el amanecer, hasta entrada la tardecita, durante 10 días compartimos con el personal que trabaja en la Reserva varias horas, recorriendo los distintos lugares que se esconden en ella. Los encuentros previos con el ingeniero Eduardo Méndez, responsable del área, fueron importantes para recibir información, conocer los objetivos y el trabajo que desarrollan junto a él Andrés y Alejandro, guardaparques del lugar, y la ONG Vida Silvestre Uruguay.



En lo alto de las sierras el romerillo (Bacharis aliena) abunda entre matorrales y afloramientos rocosos. Información proporcionada por el Ing. Eduardo Méndez.

El registro fotográfico fue realizado durante largas caminatas sobre un terreno complicado, rocoso y con extensas subidas, lo que dificulta el andar, tanto más con bolsos y cámaras; arbustos, plantas y ramas con espinas que no permiten el paso, que demuestra el escaso tránsito de personas por el lugar. En estos trayectos y a lo largo de nuestros días en la Reserva fuimos valorando el aporte y apoyo recibido de Andrés y Alejandro; sin ellos no hubiéramos logrado llegar a estos lugares, además recibiendo la información precisa sobre cada lugar, plantas, árboles, roquedales o taperas.


Taperas, modestas casas entre las sierras, donde vivían los trabajadores, podrían tener cerca de 100 años.


Para llegar a zonas determinadas contábamos con una camioneta 4x4 que facilitaba las cosas, distancias, tiempo, más cuando el cansancio empezaba a sentirse; pero en algunos lugares, había que dejarla estacionada ya que no se podía ingresar con vehículos y debíamos continuar caminando, una forma de ir entrando en calor, a pesar de las nubes, la brisa y el tenue sol que aparecía de a ratos.


Los pilares sobre los que trabaja la Reserva son la protección de los recursos hídricos, la conservación de la biodiversidad y del patrimonio cultural. La investigación científica en biodiversidad, y la educación ambiental en la Misión de la Reserva, se menciona que: Asegura la calidad y uso sustentable de los recursos y áreas naturales a través de la correcta gestión de su entorno.





Conserva y promueve la valoración de la biodiversidad y el patrimonio cultural del área. Proporciona a los visitantes una experiencia positiva y sensibiliza acerca de la relación existente entre la conservación de la naturaleza y la calidad de los recursos naturales. Propicia espacios para el involucramiento de la comunidad local en la conservación de los recursos y áreas naturales y el patrimonio cultural del área, aportando conocimientos sobre la diversidad de especies vegetales y animales que viven en el lugar.

 


En su entrada, la Reserva tiene un parque familiar con juegos, canchas de fútbol, vóleibol, baños, para pasar un día de campo entre un paisaje donde los distintos tonos de verde y plantas se acomodan bajo el cielo azul y el sol. Unos dos kilómetros y medio más adentro se encuentra la famosa Fuente del Puma, donde se puede tomar el agua Salus tal cual surge de la naturaleza.




Se puede participar de una visita guiada -uno de los servicios que ofrece la Reserva en el marco de su programa de Educación Ambiental - en el entorno de la Fuente del Puma, o en un recorrido de dos kilómetros en el Sendero del Cerro del Águila, el de mayor altura de la Reserva, coordinando previamente, agendando un lugar. Participan de las visitas guiadas 5500 personas al año, en su mayoría niños. La Reserva recibe además cien mil visitas por año.


El equipo de trabajo de la Reserva está integrado por un manager, dos guardaparques; y varios operadores de mantenimiento de parques y jardines y cosecha forestal contratados. Cuenta además con respaldo de Vida Silvestre, una Organización sin fines de lucro, que nació en 1995, comprometida con el objetivo de encontrar soluciones prácticas a los desafíos ambientales a todo nivel, desde un enfoque científico, social, y sobre todo plural. Trabaja en conjunto con las comunidades, Municipios, Intendencias, Gobierno Nacional, entidades educativas, empresas y otras ONG.

 




La conservación de la naturaleza y la calidad de los recursos naturales

La Visión de la ONG Vida Silvestre Uruguay, es un Uruguay donde las personas valoren la naturaleza como un elemento clave para el desarrollo del país, el bienestar humano, donde se conserven las especies, ecosistemas indígenas y los procesos naturales que sostienen las actividades humanas.
Su objetivo es conservar la Naturaleza en Uruguay, mediante el desarrollo y la promoción, dentro de un ámbito participativo, de actividades de protección de especies y ecosistemas, investigación científica, difusión del conocimiento, formación de opinión pública y gestión de áreas protegidas, innovando en estrategias que contribuyan a mantener la diversidad biológica.

 

 

La historia de Salus

Desde 1783, con la fundación de la Villa de la Concepción de Minas, actualmente Ciudad de Minas, carreros que circulaban por la zona, se adentraban en la sierra de la Coronilla donde existía una fuente de agua cuyas “virtudes curativas eran ya proverbiales desde tiempo inmemorial por tradición indígena.” Escribió Orestes Araújo, profesor, maestro, periodista e historiador nacido en España en 1853 y radicado en Montevideo en 1870.

 




En un plano topográfico de la zona, del año 1859, se le llama “Gran Fuente de los Talas” y se puntualiza allí que es “ abundante en todo tiempo”. Entre quienes acudían a ella, circulaban relatos donde se afirmaba haber visto a un puma merodeando en su entorno, por lo que comenzaron a llamarla La Fuente del Puma.





El 1º de febrero de 1892, un grupo liderados por el Ing. Luiggi Andreoni crea la sociedad Fuentes de la Coronilla y adquiere 62 cuadras de campo, con el objetivo de envasar y comercializar el agua de la Fuente del Puma. 
El 10 de junio del mismo año, se registra la marca Salus, que en latín significa Salud, Su examen bacteriológico declara que “no contiene microbios y tiene una pureza ideal”. Los primeros años el agua se envasaba a mano directamente en la Fuente del Puma. Según el historiador Orestes Araújo en 1900: “ nada deja que desear a los ojos del más exigente higienista”. El agua era transportada en carretas tiradas por bueyes hasta la estación de trenes de Verdún, y desde allí a Montevideo. En los primeros tiempos se vendió en farmacias, debido a sus difundidas propiedades medicinales.

 




Seis años después de su nacimiento, una sociedad formada por Santiago y Enrique Fabini, y Antonio Puga, arriendan el predio por 10 años, e importan la primer máquina de Francia. Santiago y Enrique familiares del destacado músico y compositor Eduardo Fabini, quién supuestamente vivió en una casa, a poca distancia de la fuente y que aún se conserva.





En agosto de 1899 la explotación tiene un nuevo impulso y se exporta a la región. Al mismo tiempo, una de las primeras iniciativas de esta sociedad es forestar el lugar, creando un parque en las serranías que albergan la fuente. De Raúl Jacob, Licenciatura en Ciencias Históricas opción Investigación Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación - UDeLaR , Uruguay.





A partir de 1907, comienza a funcionar el ramal de tren que une la estación Verdún con la estación Puma, que se encuentra a 200 metros de la planta industrial. Este ramal facilita el suministro de insumos y la salida de la producción de botellas de Salus, y al mismo tiempo es utilizado por numerosas canteras de la zona. Estos avances favorecen la llegada de moderna maquinaria para el envasado del agua mineral, que se inaugura en setiembre de 1907. (Barrios Pintos & R.Jacob). Barrios Pintos fue un investigador sobre el interior de Uruguay, nació en Minas 1918 y falleció a los 92 años en 2011.





Unido a la construcción de la planta industrial de cerveza y malta en 1937, que llevó a poner a la venta la marca de Cerveza Puma de Oro en el Sureste de Uruguay (Jacob 2012), y la construcción posterior de un parador. Salus se transformó en un complejo productivo-industrial asentado en varias hectáreas que buscó auto abastecerse de las materias primas que necesitaba.




Antigua cantera "negra".


La forestación, que se comenzó en la década del 1920, aportaba combustibles para las calderas, carbón vegetal para la elaboración de gas carbónico y madera para los casilleros; la plantación de frutales proporcionaba manzanas para la fabricación de sidra, limones, pomelos y naranjas para la de refrescos; lo que fue complementado con la cría de ganado (R.Jacob 2012). Hacia fines del Siglo XX, 1997 se incorpora la botella PET no retornable, y a partir de 2004 se diversifica la producción, ingresando en el mercado de aguas saborizadas.



Antigua cantera "negra".

Desde fines del siglo XIX, esta fuente de agua natural brota y corre entre sierras, bosques enmarañados con coronillas, canelones, guayabos, arrayanes y pinos; bajo su sombra helechos y rosales silvestres ofrecen una paleta de colores propios de la naturaleza. Entre lo que ahora es el local de la fábrica de cerveza y el Parque Familiar se encuentra El Parador que contaba con 12 habitaciones, restorán y salas para eventos, fiestas y congresos, actualmente se encuentra en reforma y bajo la dirección de una empresa privada.



Líquenes del género Usnea creciendo "colgados" de árboles del monte atóctono. Información proporcionada por el Ing. Eduardo Méndez.


Las leyendas en Minas, son varias, por un lado la relatada por la familia Menchiotti responsables del Hotel Verdún, una ocurrió en 1952 con el actor del cine John Wayne. La historia y los relatos minuanos cuentan que Wayne llegó a Minas en busca de locaciones para rodar la película El Álamo y se alojó en el hotel. (ver nota del hotel en artes + arquitectura). Otra historia es sobre la casa que se encuentra en la Reserva, donde posiblemente vivió Eduardo Fabini.

 



La conservación de los pastizales, un ecosistema amenazado a nievl mundial que ocupa el 60% del área de la Reserva.
Información proporcionada por el Ing. Eduardo Méndez.

Otro historia y personaje vinculado a la vida del hotel fue el exilio de Víctor Paz Estenssoro; se refugió en una de las habitaciones del hotel. Fue abogado, ex ministro, político boliviano y Presidente de Bolivia en cuatro oportunidades. Según cuentan, otra visita fue la de un escritor de apellido Parra. Que podría ser el poeta peruano Juan Parra del Riego, nacido en Huancayo, Perú en 1894.

El actor Richard Gere visitando el Templo Budista, a minutos de Minas. Son muchos los relatos sobre su llegada, pero nunca se vio una foto de él en los jardines del templo o en el Aeropuerto de Carrasco.
Pero también cuenta la leyenda local, que un puma encontró la gruta de la que manaba un agua pura, distinta de las otras, y la convirtió en su hogar.





Los carreros que pasaban por la zona paraban a consumir esta agua milagrosa, con propiedades curativas, advirtiendo la presencia del puma. La noticia de la gruta y su guardián se esparció por todas partes y el manantial fue conocido como Fuente del Puma. El espíritu del puma continúa presente en toda la Reserva, la palabra Puma es tan libre y poderosa como la propia marca del Agua Salus. Miles de personas llegan para fotografiarse junto al Puma.


fotos aldo novick

Agradecmos la información proporcionada por el Ing. Eduardo Méndez, como también de los guardaparques de la Reserva Andrés y Alejandro, para la realización del informe y registro de las fotos.

Publicidad

728x90 Salus