Jorge Galemire

Jorge Galemire en su apartamento, Ciudad Vieja, Montevideo 2013, foto © aldo novick
Jorge Galemire en su apartamento, Ciudad Vieja, Montevideo 2013, foto © aldo novick

Jorge Galemire integró grupos como Epílogo de Sueños, El Sindykato, Polyester, Los Championes y la banda de Fernando Cabrera. Participó de la primera etapa de Los Que Iban Cantando. Estuvo en Aguaragua. Realizó los arreglos de los discos Hoy canto de Dino y Sansueña de Darnauchans.

entrevista realizada en agosto ‘87
del libro Momentos relatos y fotos de aldo novick

 

Nací en Pocitos, de allí me fui a Villa Española -donde pasé una buena parte de mi vida-; después estuve por La Blanqueada y luego volví a Pocitos. También tengo recuerdos estupendos en el Cerro. Pocitos tiene cosas particulares para mí; fui a la escuela Evaristo Ciganda y a la Ibiray, cerca de Villa Española. JG.


-En esos años, ¿qué música escuchabas?


JG -Música española y mejicana. Siempre fui muy aficionado a la radio. En aquel momento no existían las FM. Hasta que pintaron los ‘60 que empezó a llegar un poco de esa música, tan renovadora para aquella época, que fueron Los Beatles … Los Stones y grupos maravillosos que me enseñaron tanto y me hicieron disfrutar momentos increíbles, escuchándolos.

 

Jorge Galemire - Andrés Recagno en la banda de F.Cabrera - Montevideo Rock ‘86 - foto © aldo novick

-Por ejemplo ¿qué grupo de la década del ‘60?


JG -No puedo mencionar otro grupo de esa época que me haya marcado más que Los Beatles. Pero sé que hubieron muchos y muy buenos.


-Un tema en particular.


JG -Campos de fresa por siempre, de Los Beatles.


-¿Cómo se cruza en tu vida Eduardo Rivero?


JG -En el liceo Dámaso Antonio Larrañaga, por el ‘67; enseguida nos juntábamos para escribir canciones. Una dupla y un momento muy lindo que nos mantuvo juntos hasta el comienzo de la nueva década; en el ‘71 formamos Epílogo de Sueños.


-Hay dos etapas con Epílogo de Sueños.


JG -Fue el grupo con el cual debuté en 1971. Empezó siendo un trío con Eduardo Rivero y Gonzalo Larriera, de características acústicas, digamos: dos guitarras, alguna flauta dulce. Copiando un poco el modelo de Crosby, Stills y Nash -grupo que nos había conmovido mucho por aquella época-. Después ese grupo se agrandó; con una batería, un bajo, percusión, trompeta y saxo, con gente como Gastón Contenti, Jaime Roos, Jorge Trasante, Santiago Ameijenda -baterista de Tótem-, y varios más …


-¿Recordás cuántos grupos has integrado hasta la fecha?


JG -Recuerdo algunos como Epílogo de Sueños, El Sindykato, Yo y el Comité… Un pasaje medio fugaz por Montevideo Blues una vez, después que se fue Dino… Bueno, deben haber habido algunos grupos más…


-En el año 1974 se editó el longplay Vuelve a tu país, de El Sindykato, ¿cómo ingresaste al grupo?


JG -Uno de los integrantes -Juan, el guitarrista- dejó El Sindykato porque tenía un viaje para realizar. Entonces recomendó que me hablaran a mí como una de las personas que podía estar dentro de los tres o cuatro guitarristas que se estaban probando en ese momento. Y quedé, junto a Walter Venencio - Buby Paolillo en bajo, Santiago Poggi en teclados, Mario Poggi en flauta dulce, Cacho Tejera en percusión y Mingo Roverano en batería. El disco se grabó con Henry Jasa en el Estudio de Sondor.


-¿Cuánto tiempo estuviste con ellos?


JG -Un año y medio, aproximadamente.


-El Sindykato tenía otros trabajos editados, varios discos simples, casi cinco años de trayectoria. No era fácil para el grupo. ¿En el único disco que participaste fue en Vuelve a tu país?


JG -Sí. El nombre del disco, del grupo, la época...año ‘74, era bravo para todos. Además del disco Vuelve a tu país con El Sindykato participé en ese momento en otra grabación que fue para una ensalada; con el grupo Epílogo de Sueños, ya en ese momento era una banda.

 

Galemire con la banda de Fernando Cabrera, G.Etchenique, Carlos Cotelo y Andrés Recagno, Montevideo Rock '86 - foto © aldo novick

-Nombrame a tres bajistas.


-Es una complicación. Porque para mí hay muchísimos más de tres y casi todos tienen valor en su rubro. Pero creo que -coincidiendo con John Lennon hablando del bajista de su grupo-, Paul Mc Cartney es uno de los que ha marcado mucho a todos los bajistas que surgieron después de él. Pastorius sería otro ejemplo, bastante claro, de una persona que haya sentado escuela.


-¿Cómo fue el encuentro con Darnauchans para Nosotros Tres?


JG -Terminada la etapa de Epílogo, por el ‘76 con Eduardo Rivero volvimos al dúo, había recitales en varios teatros. Conocimos al Darno y un día surgió la invitación para participar en el Shakespeare Café Concert, en 21 y Coronel Mora, que después fue el teatro La Candela…


-Y antes había sido una boite, creo que se llamaba Zucata…y antes La Claraboya Amarilla....


JG -Bueno, en ese lugar -Shakespeare Café Concert- realizamos con Rivero y Darnauchans una serie de recitales con el nombre: Nosotros Tres.


-Con Los Que Iban Cantando no llegaste a grabar.

JG -Estuve muy poco tiempo, en el comienzo de LQIC con Jorge Bonaldi, Jorge Lazaroff, y Luis Trochón. Cuando me fui ingresó Jorge Di Polito. Grabaron el primer disco en Sondor.


-Contaron con la participación de Carlos Da Silveira, también grabó en el lp Juntos editado en el ‘81; Carlos ingresó por Di Polito.JG- Al comienzo LQIC también actuaba en el Shakespeare Café y en el Teatro Circular.

 

Montevideo Rock '86 -  foto © aldo novick

-Entre enero y junio del ‘81 grabás el disco Presentación.


JG -Estaba produciendo ese tipo de canciones, más o menos por mediados del ‘80; lo presenté en un recital, con otros temas que no integraron ese disco. Luego del recital me empecé a mover

para conseguir un productor. Hablé con la gente de Ayuí. Ellos apoyaron la grabación de este disco y así salió al frente en el ‘81.

-¿Quiénes participaron en la grabación de ese disco?


JG -Andrés Recagno en bajo, Gustavo Etchenique en batería, Andrés Bedó en piano, Hugo Fattoruso en teclados; en el tema Que estés lejos tocaron Jaime Roos en bajo, Gonzalo Moreira, el Marciano y un loco que tocaba el bombo -el Tata-, en el tema Claros canta Eduardo Darnauchans. Gary Gazaway -el trompetista que tocó con Opa- en un tema que no se incluyó en el disco porque me pareció que no coincidía estilísticamente con el resto, pero que quedó para el mejor recuerdo.


-Contame algo sobre el álbum de Eduardo Darnauchans Sansueña. Te pertenecen todos los arreglos.


JG -Corrían años duros para poder convocar músicos… Estaban replegados casi todos en sus microghettos, digamos. La comunicación se hacía difícil, por razones obvias. Era 1976, 1977. Empezamos a trabajar con Eduardo en ese disco; yo toqué -de atrevido- un montón de instrumentos que no debía haber tocado, pero que en aquel momento nos sacó de apuros y el disco pudo concretarse de una manera práctica, rápida y con un buen resultado. Casi un año de trabajo, entre el ‘77 y ‘78, grabando en los Estudios de Sondor.


-Ahora vamos a guitarristas, dos que te gusten escuchar.


JG -Complicada la pregunta. Sucede lo mismo que con los bajistas. En este momento se me pueden ocurrir muchos pero después voy a casa y digo “pah no mencioné a fulano que es impresionante”. Hay muchos que realmente llegan a conmoverme… Escucho a Joe Pass y me parece increíble. Pero también escucho a Van Halen y me parece bárbaro… Yo te diría Jimmi Hendrix.

 

Galemire, Nico Mora, Gustavo Etchenique y Bobby Heredia, 2013 - foto © aldo novick

-¿Tenés idea en cuántos discos has participado hasta la fecha?


JG -Aproximadamente en sesenta. Contando los discos solistas y como acompañante.


-¿Qué errores se cometen por parte de los músicos uruguayos, en su actividad, en su trabajo?


JG -Es difícil mejorar profesionalmente -con todo lo que incluye ser un profesional, verdad?-. Hay un espectro de cosas que, en general, los músicos no abarcamos. Porque tampoco hay un mercado que nos exija ese tipo de comportamiento; tampoco las Productoras se encargan de poner las cosas en orden. He visto grupos que graban sin tener un productor artístico que los pueda guiar para obtener un producto que tenga creatividad, que sea vendible, de corregir afinaciones que -parece mentira- pero se dan desafinaciones grandes en grabaciones.
Esto no excluye el buen swing y la buena intención para tocar. Pero muchas veces hay músicos que no están acostumbrados a grabar y se escapan ese tipo de cosas. Pero tampoco hay una demanda tan grande y fuerte; hay muchas ganas de hacer cosas, hay propuestas -somos demasiado pocos-, pero no hay una exigencia hacia el músico y el músico ofrece un poco por intuición y a lo que salga, lo que a él le va saliendo. Él confía en su música y marcha al frente. Pero muchas veces descuida un montón de detalles.

-Un grupo uruguayo de la década del ‘60 y uno del ‘70.


JG -De la década del ‘60, un grupo que me haya conmovido: El Kinto. En los ‘70 El Kinto más o menos siguió casi hasta el borde… pero en un área más rockera podría ser Psiglo.


-Álbum Segundos afuera: Alberto y Daniel Magnone, Pacho Martínez, Gustavo Etchenique, Andrés Recagno, Dino, Raúl Cuadro, Felipe Hernández y en la consola Darío Ribeiro.


JG -Ahí empieza otra época, una segunda época en cuanto a discos. Que no se zafa mucho de la anterior en tanto yo sigo practicando un estilo que es una especie de extensión de lo que en aquel momento -fines de la década del ‘60- y ya por mediados se empezaba a gestar lo que después se llamó Candombe Beat. Que incluía una parte muy beat y además agregaba influencias de candombe.


-El tema Tus abrazos.


JG -Está dedicado al más chiquito de mis hijos, que se llama Mariano. Él tenía la sana costumbre de abrazar, de una forma muy especial, muy afectuosa. Y eso propició que yo compusiera ese tema.

-En el lp Segundos afuera, el tema dice: “Esperando que cambie de color la cosa...él va descubriendo muy de a poco que sus pasos están cediendo al embrujo de la calle mojada...”

 

Gustavo Etchenique, Fernando Cabrera, Andrés Recagno y  Jorge Galemire, vestuario Club Wanders, Montevideo Rock '86 - foto © aldo novick

JG -Es un tema -Esperando-, dedicado a dos “reventados” amigos míos, que son los que hablan en el tema. (Luis Echartea y Cuqui Irastorza)


-Vamos a otra persona que está muy vinculada a tus trabajos a través de los textos: Luis Campos.


JG -Desde el principio vinculado en más de una forma: al ser compañeros de trabajo, al tener alguna idea sobre plástica -de hecho él es director de cámaras- y además es un poeta. Nos juntamos para componer las primeras canciones y fuimos afinando, a medida que pasó el tiempo, nuestra relación de componer. Compusimos juntos para Presentación, para Segundos afuera y ahora para este último disco.


-Dos músicos argentinos.


JG -Charly García está -dentro del rock- de lo que más me gusta, y Luis Alberto Spinetta.


-Un lugar de Montevideo.


JG -La rambla.


-Un disco.


JG -Hay varios...Sargent Pepper’s… y podría ser un disco de Police.


-Una cantante.


-Me gusta muchísimo Joni Mitchell.


-Tres músicos uruguayos.

JG -Hugo Fattoruso, Eduardo Mateo, Jaime Roos y Rada también, que es terrible musicazo.

-Vamos a otra lista de músicos: Hugo Jasa, Popo Romano, Carlos Cotelo y Francisco Nápoli. ¿Cómo fue la experiencia con Polyester?


JG -Fue una experiencia muy divertida y muy grata para mí. Toqué con amigos, realmente. Se grabó el disco en una forma muy especial, que es como a mí me gusta: todo de corrido, sin necesidad de presiones por parte del Estudio. Te cuento la parte más linda, digamos.
Nos costó mucho sacar ese grupo a flote… Su duración fue muy corta pero realmente fue un lindo grupo con el cual me divertí mucho tocando. En la grabación participaron Alberto Magnone, Romancho Berro, Cristina Ferreira, Mónica Light, el técnico fue Darío Ribeiro en el Estudio La Batuta. Editado por Orfeo en el ‘85.

-Una obra de teatro.


JG -Hace tanto tiempo que no voy al teatro… Lo considero, francamente, un defecto mío. Es una vergüenza que no vaya al teatro.


-Un recital.


JG -Woodstock.


-¿Qué significa el futuro?


JG -Bueno, es y no es una incógnita. Uno planifica ciertas cosas… Trato de no pensar demasiado en el futuro, a veces. Veo cosas y trabajo en función de ellas; veo cómo se puede tirar de una piolita o veo ciertas luces y voy hacia ellas; voy tratando de planificar las cosas, pero no hay un futuro concreto para mí, ni cierto. Ya ves, los tres discos han sido bastante distintos. Creo en la idea de un permanente cambio y una permanente dinámica, eso sí creo que debe ser una cosa presente y futura. El permanente dinamismo de las cosas. Ir cambiando siempre; el futuro entendido como cambio, como renovación.


-Tres grupos uruguayos formados en los últimos tres años.


JG -Creo que Los Estómagos no se han ganado el éxito que tienen porque sean malos, precisamente; ése es un buen grupo; Los Tontos también han tenido su éxito muy merecido, creo que han pegado muy bien con cierto criterio de componer canciones. Y la otra banda te la debo, porque tengo mucha fe en una cosa que estamos haciendo. (Los Championes)

 

Jorge Galemire, 2013 - foto © aldo novick

-Pasamos ahora, al lp Ferrocarriles del ‘87 y aparecen nombres como Miguel y Popo Romano, Jorge Castillo, la participación especial de Hugo Fattoruso, Freddy Ramos, Ricardo Nolé y Carlos Cotelo.


JG -Pasé mucho tiempo sin grabar desde Segundos afuera. También sin tocar. Porque estaba pasando por un período -digamos- de cambios… y bueno, empezaron a surgir temas de otra forma y yo no me sentía en lo absoluto incómodo con esa forma que había elegido de tratar los temas. Empecé a trabajar en ellos; uno de los primeros fue Ferrocarriles, que está en el disco como forma de representar toda esa época… Hace unos tres años que empecé con todo esto… con la venida de un baterista que se llama Daniel Diano -que está radicado en Nueva York-, y con el cual hicimos un par de grabaciones que sirvieron como demo. Pero no nos dieron ninguna bolilla. Ese demo tenía incluido el tema Ferrocarriles; como había sido grabado hacía bastante tiempo y había una renovación importante en materia tecnológica en los Estudios, decidí grabarlo de vuelta. Además, presentaba un sonido diferente…; él toca muy distinto al baterista que toca conmigo -que es Miguel Romano-, los dos tienen toques distintos, entonces no me pareció correcto dar un toque diferente al de Daniel. Pero eso lo tengo grabado y en cualquier momento puede pasar algo, porque es un baterista muy interesante. Él me impulsó un poco a hacer todo eso y junto con Carlos Cotelo, que es con quien actualmente integramos un grupo de gente que se reúne para tocar e intercambiar ideas -por eso te dejé lo de la tercera banda inconclusa-, empezamos a grabar unas cosas y nos gustó. Fueron las primeras experiencias con Cotelo, después vino Polyester. Bueno, dejé Ferrocarriles medio trancado y hace dos años empecé a trabajar sobre él y seguí componiendo temas. Hice como 15, me quedé con 10 y esos son los que integran Ferrocarriles.


-¿Hay un grupo de gente que está trabajando contigo para la presentación del disco y del espectáculo en vivo?


JG -Hay muchísima gente que apoyó todo esto. Los cuatro técnicos de La Batuta: Paco Grillo, Hugo Jasa -que apoyó muchísimo-, Darío Ribeiro, que también grabó los dos discos anteriores y que además hizo de productor artístico corrigiendo un montón de cosas de las que yo no tenía ni idea; Luis Restuccia, hizo tomas de sonido para Ferrocarriles; toda la gente de La Batuta; Luis Campos, aportó ideas, letras, Ricardo Yates diseñó la carátula del disco. Te hablaría también de los músicos que aportaron enorme cantidad de energía para que esto saliera, como Miguel y Popo Romano, Ricardo Nolé tocó el piano en un tema, Freddy Ramos guitarra acústica en otro tema, Hugo Fattoruso en teclados en dos temas. Carlos Cotelo aportó instrumentos, ideas… Un montón de gente que fue arrimando su aporte.


-¿Cuántas horas de grabación se utilizaron para Ferrocarriles?


JG -Aproximadamente 120, 150 horas.


-¿Es lo usual, se manejan bien con ese tiempo o precisarían más?


JG -Creo que se llegan a utilizar 400. Hace un tiempo en Buenos Aires estuvimos en un Estudio donde grabó Soda Stereo y así, de pique, utilizaron 400 horas.


-¿Qué tipo de música hace Jorge Galemire?


JG -Es una música que tiene muchísimas influencias de todos lados: latinas, de rocanrol, de la música de los ‘60 -esa música medio pop, medio beat-.


-Tres grupos de los ‘80, de estos años.


JG -De esta década The Police; me gusta mucho Talking Heads; probablemente The Cure...


-¿Qué cosas te dan bronca?


JG -Me da bronca cuando se me da por echarle la culpa a los demás de errores que estoy convencido a priori que los cometí yo.
Entonces resulta facilísimo decir que la culpa la tuvo el otro.

-Un libro.


JG -Varios, que me han conmovido. Hay uno que recuerdo con un enorme cariño que se llama La Tierra permanece.


-¿Qué diferencia hay entre los discos que has grabado anteriormente y Ferrocarriles?


JG -Si hay una diferencia formal -digamos, quizás de estilo-, acá hay una influencia más rockera, aunque no es de rocanrol.


-¿A qué aspira Jorge Galemire?


JG -A que la cosa no se detenga, que permanezca en movimiento siempre, que se puedan hacer muchas cosas, que esto crezca, que se pueda trabajar, disfrutar, que la gente se pueda divertir, que pueda hacer la suya tranquilo sin que lo molesten.


-Para los momentos jodidos ¿la música, el silencio, la soledad o la compañía?


JG -Depende de qué momento jodido; hay momentos en que prefiero la música, matarme escuchando música. Hay otros en que prefiero la soledad y el silencio, me voy a caminar solo por los muelles, me gusta mucho el mar; otras veces me puedo pasar viendo el fuego, y quemándome también...


-¿Qué relación hay entre la música y los textos de Galemire?


JG -Hay una relación que se va buscando de a poco. Al principio es una relación que la percibo de una forma intuitiva, no es una forma calculada conscientemente. He notado que a veces hay una especie de divorcio entre las músicas y las letras. Es por eso, quizás, que muchos artistas prefieren hacer sus propias letras, no? Como yo no tengo demasiado talento como letrista, o por lo menos me encuentro más incómodo que tocando la guitarra, entonces a veces prefiero que la letra la haga otra persona. Pero he notado que muchas veces los textos no están como a mí me gustaría que estuvieran. Lo hemos discutido incluso con los letristas con los que he trabajado y hemos tratado de afinar un poco la puntería.


-¿Influencias recibidas?


JG -Muchísimas. No te las podría mencionar todas. Variadas, además, desde Los Churumbeles, de España, pasando por Los Beatles hasta… música bretona.


-La televisión, la radio o un periódico.


JG -La radio.


-Un tecladista.


JG -Hugo Fattoruso.


-Un baterista.


JG -Es complicado, hay muchísimos. Creo que Osvaldo podría ser uno de los que he visto que más me ha impresionado.

entrevista realizada en agosto de 1987 por aldo novick

 

 

En los primeros años de la década del ‘90 Galemire se radicó en España, luego de más de 10 años regresó a Uruguay, en 2004. En el año 2005 junto a Karen Ann compusieron e interpretaron música celta, realizando espectáculos y editando un disco con 12 temas titulado Trelew. En el cual participaron Ana de León en percusión, Nicolás Mora en bandoneón y Shyra Panzardo en bajo, Karen Ann voces, Jorge Galemire guitarra, bajo y voces. Recording y Mix Fernando Ulivi. Trelew es una pequeña ciudad de la Patagonia fundada por inmigrantes galeses en 1880, donde todavía se habla inglés. A comienzo del 2000 la cantante galesa Karen Ann se radicó en Montevideo. Trelew fusiona música tradicional celta de las Islas Británicas con texturas sonoras características del Río de la Plata, canciones originales que exploran vínculos entre el “viejo continenete” y América del Sur.


Galemire en mayo de 2008 obtuvo el premio Graffiti por su trayectoria. Nosotros Tres grabado junto a Eduardo Darnauchans y Eduardo Rivero en el espectáculo de mismo nombre en 1976 fue editado por Ayuí / Tacuabé en 2010. Trigo y plata editado por Ayuí / Tacuabé en 2012 alcanza buena difusión en algunos programas de radio. Desde la edición de Ferrocarriles en el ’87 los trabajos de Galemire no tenían presencia en los medios de comunicación, además de una mala distribución y disfusión, (Casa en el desierto 1991 - Prefume 2004 / Barca Arg.) – La mala difusión y distribución en las pocas disquerías que quedan es un hecho que se acrecienta en estos tiempos por parte de los sellos discográficos.

En 2011 su disco Presentación fue incluido en el libro 111 Discos de Andrés Torrón, por considerarlo uno de los discos fundamentales en la historia de la música uruguaya. Galemire en el año 2013 realizó una serie de presentaciones en Montevideo, banda integrada por Gustavo Etcheque en batería, Nico Mora en guitarra y bandoneón, y Bobby Heredia en bajo. Compartió un show en la Sala Zitarrosa, dos conciertos una misma noche: Jorge Galemire con su banda y Fernando Santullo con la suya. En el año 2015 luego de un infarto permaneció internado en el Centro de Tratamiento Intensivo del Hospital Maciel, falleció en junio del mismo año.​

Publicidad

728x90 Salus