Los que Iban Cantando


Los que Iban Cantando


Los que Iban Cantando


Guilherme de Alencar Pinto (1960, San Pablo) reside en Montevideo desde 1986. Es docente de la Universidad ORT. Como periodista ha colaborado para varios medios uruguayos (principalmente Brecha y La Diaria) y argentinos. Colaboró como productor artístico, arreglador, director musical o tecladista en grabaciones de diversos músicos uruguayos. Es autor del libro Razones Locas / El paso de Eduardo Mateo por la música uruguaya (1994).

“Hay que decir apenas, por lo menos, que (Los que Iban Cantando) inventaron no una sino varias formas renovadas de hacer canciones, de arreglar instrumental y vocalmente composiciones propias y ajenas, de concebir un espectáculo y de plantarse frente al público. Hay que mencionar, al menos, que encontraron lenguajes para dar a entender los pasados, los presentes y los futiros prohibidos de aquellos años, en que los músicos no habían escapado a la represión, la cárcel o el aislamiento dentro o fuera del país. Supieron ser profesionales y cálidos, precisos e informales, trascendentes y cotidianos, radicales y gentiles, angustiados y esperanzadores, vanguardistas y populares, sin que esas dialécticas - ni la de ser un grupo de solistas – estorbaran la claridad o el alcance de su trabajo” Marcelo Pereira – Jorge Schellemberg, Brecha 1987.

Integrado por Jorge Lazaroff, Jorge Bonaldi, Luis Trochón, Jorge Di Pólito y Carlos da Silveira (y ocasionalmente por Jorge Galemire, Walter Venecio y Edú Pitufo Lombardo) el grupo Los que Iban Cantando existió, con intermitencias, entre 1977 y 1987. Su aparición suele ser considerada uno de los principales detonadores del movimiento que se conoció como Canto Popular – la más masiva de las manifestaciones culturales de resistencia durante la dictadura más reciente - . Con una curiosa combinación de elementos de folclore, música erudita de vanguardia, rock, tango, canción brasileña y otros, propuso un enfoque experimental, más habituales, alcanzó una gran popularidad. Este libro narra la trayectoria del grupo y de cada uno de sus integrantes como solistas, estudiando la naturaleza de su incidencia, su postura estética y los debates de la época sobre la música popular, al mismo tiempo que ahonda en aspectos de las composiciones, letras, arreglos e interpretaciones, entrelazando, historia cultural y musicología.

 


En entrevista realizada (ORT) Guilherme expresa: "Fue mucho el aporte de Los que iban cantando a la música del Uruguay. Pero si tuviera que elegir una cosa sola a la que referirme, diría que es la postura a la que llamo «modernismo político».
Tomo esta expresión del teórico de cine David Bordwell y me parece perfectamente aplicable al enfoque cancionístico de Los que iban. El modernismo político es la combinación de la radicalidad política de izquierda con vanguardia artística. Tiene sus raíces en el formalismo, según el cual la forma de un mensaje también tiene su contenido, y por ende no es la mera portadora neutral de un mensaje que existe por fuera de esa forma, sino que es parte inseparable de ese mismo mensaje. Para el modernismo político si estoy en contra del sistema, es insatisfactorio e incompleto hacer una canción de cuño conservador cuya letra diga «El sistema es malo», porque se asume que, a pesar de lo que dice la letra, la forma poética y musical están —a un nivel más profundo de ideología— apoyando el sistema.

Esas premisas direccionaron a Los que iban cantando hacia la búsqueda de músicas y formas poéticas fuera de lo común. Muchas de esas canciones lidiaban con la extrañeza (un rasgo esencial de todo modernismo o vanguardismo artístico), pero a veces lo fuera de lo común pasaba por otros lados: ellos podían poner en cuestión la estética de izquierda basada en que todo tiene que ser fácil e inmediatamente comunicable, y generar algunas canciones crípticas y/o complejas. Pero también ponían en cuestión la estética, según la cual solo lo complejo tiene valor, e hicieron también muchas canciones basadas en la más extrema sencillez. Pusieron en cuestión algunos hábitos en la estratificación de géneros de canción, e incorporaron a la canción popular elementos de géneros hasta entonces mayormente aislados, como ser la murga y el tango. La propuesta de Los que iban cantando consistió, entonces, en canciones que no solo «hablaban», en palabras, contra la dictadura y los factores sociales que la respaldaban, sino que pretendían mover estructuras ideológicas más profundas, que estarían contenidas en algunas convenciones musicales y poéticas que ellos ponían en cuestión, con el objetivo primario de derribar prejuicios y de abrir la posibilidad de percibir conexiones a las que normalmente no se atienden. Siempre poniendo a la reflexión y a la sensibilización como una condición esencial, indisociable de la agitación y la acción.

Por lo normal solo una pequeña elite se suele prestar a escuchar canciones «raras»: la mayoría de la gente prefiere encontrar en las canciones elementos de confirmación; no es placentero ni entretenido ni cómodo ser cuestionado. Sin embargo, en la dictadura, con la comunicación coartada por los mecanismos de censura y otras formas de represión, el público que comulgaba con la actitud antidictatorial tenía, necesariamente, que poner un empeño especial en decodificar canciones que, por vías sutiles, no censurables, algo crípticas, comunicaran lo que había para comunicar. Eso generó la situación especialísima de un público bastante amplio que sí empeñó el esfuerzo de recepción para esas canciones de Los que iban. El grupo surgió a inicios de 1977 y un año después ya se configuraba un fenómeno bastante masivo y variado, que fue el canto popular. Los que iban fueron una pieza fundamental en la constitución de ese movimiento y, dentro del canto popular, de un sector que considero especialmente valioso, que incorporó, siguiendo el ejemplo de Los que iban, la postura del modernismo político: gente como Leo Maslíah, MonTRESvideo, Rubén Olivera, Rumbo y algunos otros. Esa movida tuvo mucha fuerza durante algunos años, configurando, a mi entender, uno de los fenómenos más interesantes en la canción mundial de alrededor de 1980. "

El proyecto – libro – seleccionado por Fondo Concursable para la Cultura – MEC, apoyado por Fonam y Fundación Itaú. Editado en el año 2013, se encuentra en librerías y en el local del TUMP, Ejido 1539, Montevideo, precio $ 900.

Publicidad

728x90 oidos