Mundial en blanco y negro

Kylian Mbappe de Francia - Arena de Ekaterinburg,Rusia 2018, foto de Michael Regan - FIFA - Getty Images
Kylian Mbappe de Francia - Arena de Ekaterinburg,Rusia 2018, foto de Michael Regan - FIFA - Getty Images

 

Mundial en blanco y negro

Las raíces, la sangre y el talento africano bajo la camiseta de varias selecciones de fútbol europeas, compitiendo por conquistar la Copa del Mundo Rusia 2018. Europa se continúa beneficiando y sacando ventajas en el negocio del fútbol. Desde las invasiones en América y África los europeos fueron comprendiendo que las tierras a las que habían llegado eran un continente distinto, con riquezas donde reinaba la naturaleza. En los siglos posteriores, España, Portugal, Inglaterra, Francia, Holanda y otras potencias europeas compitieron por la exploración, conquista y colonización del continente americano. Desde el siglo XVI África padeció el imperio español y portugués; en la primera mitad del siglo XX países europeos conquistaron otros continentes. Los principales países colonialistas en esa época fueron Bélgica, Francia, Reino Unido, España, Portugal, Alemania, Italia, Rusia.

aldo novick


En el siglo XIX el capitalismo y la Revolución Industrial se asentaron en Europa y necesitaban expandirse en busca de regiones que les proporcionaran materias primas y mercados. Apareció el colonialismo como doctrina de desarrollo. África fue un territorio para Europa, con negocios en tiempos de la Revolución Industrial. Sacar materias primas de las regiones no desarrolladas, que se convertían en subdesarrolladas. En la Conferencia de Berlín de 1884 -1885, los países europeos se reparten África. Su exploración fue un descubrimiento por parte de Bélgica, Francia, Portugal, España y Alemania que se aseguró la parte occidental del territorio en la Conferencia de Berlín de 1884, en la que se estableció la libertad de navegación por los ríos de África.

Paul Pogba de Francia - Kazan Arena, Rusia 2018 - foto por Laurence Griffiths - Getty Images


Entre el siglo XX y XXI el ingreso de africanos y latinoamericanos, en su mayoría refugiados, buscaron en distintos países europeos el derecho de poder vivir en paz, como dice la canción de Víctor Jara. Entre esos casos podemos citar la experiencia de vida de Luka Modrić futbolista croata del Real Madrid y la Selección de Croacia. Luka nació en Yugoslavia. Siendo niño, él y su familia fueron desplazados durante la Guerra croata de Independencia, debiendo vivir en hoteles en compañía de otros refugiados. Su abuelo y otros seis civiles ancianos fueron ejecutados por los rebeldes serbios en 1991 en la aldea de Jesenice. Finalizada la guerra, les fue devuelta su casa en el pueblo de Zaton Obrovacki. Modrić permaneció en Zadar para jugar al fútbol.

Como en otros tiempos, los que sufren son siempre los mismos. En medio de tanta pobreza, o muerte, están los que corren detrás de sus vidas, intentando refugiarse, aspirando a vivir mejor, a encontrar una oportunidad, un asilo político, un país que los reciba. Un momento para el juego, como puede ser el caso de Luka, o de tantos niños que juegan o jugaron en barrios sumamente pobres, donde es difícil el día a día o llevar un plato de comida a la mesa. Maradona, Cristiano Ronaldo, Cavani, Suárez, Benzema, conocen ese sabor de calles de tierra, campitos y sueños detrás de una pelota. No hay nada más espontáneo y de libertad que correr detrás de una pelota, no importa lugar ni condiciones. Allí puede nacer, para muchos, el camino del que habló el maestro Tabarez al llegar del Mundial de África.

Hoy el Mundial de Fútbol es uno de los espectáculos que más factura y recauda y, como en todos los ámbitos de la vida, al formar parte de la competencia, los que tienen más dinero cuentan con mejor infraestructura y beneficios a la hora de planificar un proceso de trabajo. La mayoría de los jugadores profesionales que integran selecciones viven y juegan en equipos europeos, cada vez dejan su equipo local y país con menos edad. Messi, Neymar, Valverde, Torreira, Laxalt, Bentancur, Giménez, por citar algunos ejemplos; los equipos europeos adquieren su fichaje con beneficio deportivo y económico. Mientras, América se las arregla para continuar compitiendo por su propia copa, Eliminatorias, cada cuatro años en un Mundial y generando materia prima de una cantera inagotable de futbolistas.

Neymar Jr. de Brasil - Estadio de Spartak, Moscú, Rusia - foto de Stuart Franklin - FIFA - Getty Images


En Alemania, al llegar su Selección de Rusia, inmediatamente se le renovó contrato a su Técnico; mientras en nuestro país es más importante la elección del presidente de la AUF, que renovar el contrato del Cuerpo Técnico de nuestra Selección, venga quién venga al sillón de la AUF. La importancia, prestigio y los posibles ingresos o triunfos de la AUF no lo conquista la dirigencia, la logran sus jugadores y el cuerpo técnico. La demora es utilizada por el actual presidente como parte de su campaña y postulación al cargo.
Vale la pena recordar algunos puntos interesantes en esto del fútbol; uno de los técnicos peor pagos del Mundial es el nuestro, hoy muchos ya se olvidaron cuando cuestionaban su contrato. El único que renunció a su cargo en la FIFA ante los problemas conocidos en el fútbol fue el Maestro Tabárez. Nuestro pobre fútbol hoy está rico en valores humanos, talento y equipo; pero seguimos ofreciendo algunas ventajas, propias del tercer mundo: darnos el lujo de no contar con una persona como Sebastián Bauzá, de que un periodista como Mario Bardanca no viaje a Rusia a cubrir el Mundial, cuando dos medios de prensa del Estado como RNU y TV Ciudad (IM) cuentan con él en su programación, además de Océano FM. Bueno, Francia se da el lujo de dejar fuera de su selección a Karim Benzema, futbolista de ascendencia argelina, que juega en el Real Madrid, les recomiendo ver en Netflix El caso Benzema; habla de su carrera y de las acusaciones que pusieron en peligro su puesto en la selección nacional de Francia.

Como Benzema, hay otros jugadores que defienden selecciones europeas, El jugador nacido en Jamaica, Raheem Sterling juega en Inglaterra, Diego Costa nacido en Brasil, lo hace por la selección española o el jugador Mario Fernández nacido de São Caetano do Sul, en Brasil, integra la selección de Rusia. Muchos se van a temprana edad al fútbol europeo, podríamos preguntarnos qué porcentaje en un futuro terminará también nacionalizándose y defendiendo la camiseta de países europeos. La lista de jugadores de origen africano es larga: Antonio Ruediger (Alemania), Ashley Young (Inglaterra), Benjamín Mendy (Francia), Blaise Matuidi (Francia), Breel Embolo (Suiza), Danny Rose (Inglaterra) Danny Welbeck (Inglaterra), Dedrick Boyata (Bélgica), Dele Alli (Inglaterra), Denis Zakaria (Suiza), Diego Acosta (España) Djibrl Sidibe (Francia), François Moubandje (Suiza) , Gelson Fernández ( Suiza), Jerome Boateng (Alemania), Johan Djourou (Suiza), Ngolo Kante (Francia), Marcus Rashford (Inglaterra), Ousmane Dembele (Francia), Paul Pogba (Francia), Pione Sisto (Dinamarca), Presnel Kimpembe (Francia), Romelu Lukaku (Bélgica), Ruben Loftus- Cheek (Inglaterra), Sami Shedira (Alemania), Samuel Umtiti (Francia), Steve Mandanda (Francia), Steven Nzonzi (Francia), Thomas Lemar (Francia), Yvon Mvogo (Suiza), Trent Alexander-Arnold (Inglaterra).

Las características físicas y el entorno donde se han criado de niños estos jugadores les otorga el don de ser distintos, privilegiados en el arte del fútbol; llevan bajo su piel la sangre que los distingue en un mundo tremendamente competitivo y clasista. Son como los sudacas -así llamados por algunos- en tierras del Viejo Mundo; negros, mulatos y latinos en el mundo fútbol, dejan atrás años de pobreza, para vivir el sueño europeo; un cambio social y económico que un juego como el fútbol le ofrece estos deportistas. Entre los cuatro finalistas, cuatro europeos. No voy a entrar en argumentos técnicos, no es el tema de la nota. Pero les cuento que voy por Croacia, por Luka Modrić, por sus vivencias de niño, quizás hasta porque me tira mi apellido. O simplemente porque me veo más identificado con el sacrificio de este equipo sufrido, talentoso, dejando todo por la camiseta. Siempre me identifiqué con los más débiles, en tiempos de las películas en blanco y negro en la televisión, estaba a favor de los indios y no de los cowboys. Por todo eso voy por Croacia; un país con tanto sufrimiento y talento en el fútbol, merece recompensa.

Luka Modrić de Croacia - foto FIFA - Getty Images


Para nuestro equipo, quintos en un Mundial de Fútbol, no está nada mal, si miramos nuestro pasado más reciente; Colombes, Amsterdam y Maracaná quedaron atrás. No debemos olvidar nuestro pasado, pero hoy el camino indica nuestro futuro. Ya no podemos enfrentar un imperio futbolístico trabajando o intentando competir, con la clásica “atadita y con alambre”, frase de la canción de Pepe Guerra.
En el siglo pasado el puerto de Montevideo vio llegar a nuestras tierras a italianos, españoles, turcos, judíos, rusos, o polacos. Décadas más tarde por el aeropuerto de Carrasco se alejaron en busca de otros horizontes muchos uruguayos, entre ellos exiliados políticos y económicos, jugadores de fúbol como Carlos Bueno, el Cebolla Rodríguez y Diego Godín, quienes le transmitieron nuestras costumbres al futbolista francés que juega en el Club Atlético de Madrid, Antoine Griezmann. Su sentimiento hacia nuestro país, amistad con los jugadores uruguayos al no gritar su gol contra Uruguay, es una muestra de los valores que existen en el fútbol. No todo se debe medir con la misma vara en este deporte. Llamando a las cosas por su nombre, (citando otro artista - Serrat), siendo fiel a los principios. La Selección me devolvió la ganas de ser hincha, también a mi familia; lo interesante, lo importante es que a muchos les pasa lo mismo.

El fútbol, una historia similar en otros tiempos, campos, estrategias, rutas y negocios, hoy el Mundial de Rusia reúne entre sus selecciones a países como Inglaterra, Francia, Bélgica, España o Portugal. Trabajadores del fútbol, jugadores comprados y que compiten por camisetas de varios equipos europeos, regresaron por unas semanas a sus países de origen para representar a sus Selecciones, muchos provenientes de países de América. Estas condiciones son reglamentos de un juego en un tiempo donde continúa mandando la economía, un deporte convertido en una gran empresa. Donde los calendarios de competencia no respetan los proceso de trabajo, la recuperación y la forma deportiva para ser parte de un Mundial de Fútbol. Para ejemplo basta ver la fecha de culminación de la Champions y la de comienzo del Mundial. Podríamos entrar en otros temas como las lesiones de James o Cavani, lo que le ocurrió Sallah, entre otros, jugar en la altura, en horarios inadecuados donde la temperatura o los alargues compiten contra el físico y la salud de los deportistas. En el fútbol hay reglas, rutas y costumbres; empresarios enriquecidos que se quedan o quedaban con la mayor parte de la torta; protagonistas que en muchos casos recibían o reciben la menor. Siempre habrá gente corriendo detrás de una pelota, lo importante está en saber diferenciar entre el amor profundo, como dice Mandrake Wolf, y los oportunistas.

 

Luis Suárez, Edinson Cavani, Cristian Rodríguez de Uruguay - Rostov Arena en Rostov-on-Don, Rusia 2018 - Foto de David Ramos - FIFA - Getty Images


Para finalizar les dejo otro texto, de otro artista, pero de las letras: “Todos y cada uno de los esclavos que trabajaron en las propiedades de sus amos y sustentaron gran parte de la economía del mundo occidental (desde el siglo XVI al XIX), cargaron a su vez las primeras piedras de la sociedad moderna. Inglaterra, Francia, EE.UU. o Brasil se convirtieron en primeras potencias mundiales por medio de la explotación de mujeres y hombres que trabajaron durante décadas en las plantaciones de café, azúcar, tabaco o algodón. Éste es, a grandes rasgos, el análisis que hace el profesor de Historia en la Brunel University de Londres, Kenneth Morgan, en su libro Cuatro siglos de esclavitud trasatlántica. En él recorre todas las rutas atlánticas así como los tipos de productos y esclavos que se comercializaban desde África hasta Europa o Norteamérica.

 

Publicidad

728x90 hosting montevideo