5 discos preferidos

5 discos preferidos

Una selección de los discos que se encuentran entre los preferidos de varios poetas, cada uno de ellos envío una lista con cinco favoritos, allí figuran artistas como Leonard Cohen, Silvio Rodríguez, Jack White, Mandrake & Los Druidas, Jethro Tull, entre otros, son parte de los gustos musicales de Luis Bravo, Gustavo Wojciechowski - Maca
, Jorge Nández, Mariam Legnani, Santiago Pereira, Teresa Korondi, Ivero laventure y David Cortéz Cabán.

 

Gustavo Wojciechowski - Maca


The Beatles - Sgt. Pepper's - 1967

Musicasión 4 y 1/2 - 1971
Piazzolla / Mulligan - Reunión cumpre - 1974
Joni Mitchell - Blue - 1971
Jethro Tull - Thick as a Brick - 1972

 

selección de Gustavo Wojciechowski - Maca


 

Luis Bravo


Violeta Parra - Las últimas composiciones - 1966
The Beatles (álbum doble), conocido como álbum blanco - 1968
Miles Davis - Bitches Brew, álbum doble - 1970
Eduardo Mateo - Mateo sólo bien se lame - 1972
Caetano Veloso - Qualquer Coisa - 1975

Unas palabras en clave de Sol
En apenas 9 años (1966-1975) se ubican estos cinco discos fundamentales para la banda sonora de mi vida. Nada es lineal en el tiempo de la vida ni de esta selección. Es el que llamábamos el Disco Blanco de los Beatles el primero que recuerdo impactando en varios niveles a mis 12 años, año 1969. No quería ni podía dejar de escuchar aquellas 4 caras de dos discos que traían cientos de mundos a la vez. Lo eran. Los capos de Liverpool habían abierto la música “rock” en todas las direcciones posibles. Había de todo allí, rock and roll y rock progresivo, proto punk, música electroacústica; además de melodías y sonidos encapsulados que se abrían en estéreo. Y unas letras que me puse a traducir descubriendo la poesía psicodélica y mi mejor escuela de inglés. Hasta hoy es un disco que, además, me emociona. Lo digo sin pudor, creo que es uno de los mejores discos del siglo XX.

Aunque la “cerveza” (brew) jazzera de ese monstruo que es Miles Davis podría llevarse el mismo sitial. En ese álbum también doble, Miles ahonda, abre y fusiona el jazz hasta hoy. Además el Bitches de Miles es la conjunción de increíbles “perras” musicales sonando hacia el futuro: Wayne Shorter, John MacLaughlin, Joe Zawinul, Chick Corea, Dave Holland, Lenny White, Jack Dejohnette, todos juntos en un vuelo sideral. En el lugar opuesto a tremendas orquestaciones están los entrañables discos de Mateo y de Violeta. Mateo solito tocando guitarra, percusión y haciendo voces y coros en esa grabación mágica que le debemos a Carlos Píriz, el Max Brod de la música uruguaya. El alma del candombe y la bossa oriental, la rítmica inigualable de un duende de la música que nos visitó en el planeta Montevideo, desde una galaxia que gira alrededor de una clave de Sol: Mateo. Solo un nombre de pila o San Mateo del candombe – beat.

Violeta es la poeta y musicóloga que metió en la guitarra destrozada de su padre a toda la cordillera y a sus cantos ancestrales. La trajo bordada de unos sonidos que hablan como nadie del dolor y de la esperanza trenzados en un solo haz. Fue a lo largo de los años que aprendí a valorar su musicalidad, pero me ganó desde siempre su poesía, una rareza de experimentación y de justeza, de precisión y recato hondo, toda hiedra sobre la piedra.
De Caetano podría elegir casi toda su discografía. Es tan buen músico como poeta, tan buen poeta como compositor, tan buen arreglista como cantante, tan buen artista como intelectual. Este disco lo quiero más a nivel afectivo quizás, me hace acordar a mis queridos amigos, maestros de la música de mi infancia y adolescencia: Alvarito Pasquet que ya se nos fue, y Pepe Danza que gracias a Buda que lo tiene en la gloria viaja por todo el mundo con su increíble multinstrumentalidad a cuestas. Quise que estuvieran en estos 5 discos, que podrían ser 50, los compositores y los géneros que más quiero. Me quedé con pena de no traer a Janis, Coltrane, Lenine, Osiris, Pink Floyd, los Grateful, Nina, Yupanqui, Led Zepellin, Hendrix, Zitarrosa, Hermeto, los Doors… Y gracias por preguntar, Tranvías.uy! Luis Bravo, desde Notre Dame University, Indiana, Julio 2018.

 

selección de Luis Bravo

 

Mariam Legnani


Andrés Stagnaro - Juana, Marosa y Delmira - 2016
Andrés Stagnaro - Canciones de la Guerra Civil Española - 2012
Rossana Taddei - Reunión - 2015

Martín Palacio Gamboa - Declaración conjunta - 2013
Silvio Rodríguez - Tríptico - 1984

Andrés Stagnaro, estoy a la espera de su último disco titulado No te acostumbrarás. Me ha mandado temas y me han gustado, porque es la lucha que hay que dar. Rossana Taddei, Reunión,  en este disco Rossana transmite con sus canciones, mucha energía y vitalidad. Martín Palacio Gamboa, Declaración conjunta, este disco de Gamboa, disfruto cada letra. Silvio Rodríguez: Tríptico, a Silvio Rodríguez, lo considero un poeta, que escribe y canta desde el alma y supo trascender fronteras, tan sólo con sus poemas y música. Considero que es un artista que no tiene desniveles. Agregaría otros discos más y cantautores. Quiero señalar y agradecer al compositor y músico Marcos Umpiérrez Rodríguez, que participó en la presentación del libro de mi autoría Sueños Apretados, de editorial Yaugurú, que mostró ser excelente compositor y músico, pero no lo pude seleccionar para portada de disco, porque no ha grabado, por falta de tiempo. Gracias por  haberme invitado.
Abrazo!!!

 

selección de Mariam Legnani

 

Teresa Korondi

Rammstein - Rosenrot - 2005
Jack White - Boarding house reach - 2018
Mandrake y Los Druidas - 2018
David Bowie - Blackstar - 2016
Riverside - Fear - 2015


Acá van mis discos. Es muy terrible listar solamente cinco. Soy muy injusta con otro montón que me encantan, pero acá hice un esfuerzo anímico. Digamos que es la lista que ahora me salta a la mente: Rammstein - Rosenrot - Cualquier cosa que diga de este disco y de la banda, no es poco… es nada. Jack White – Boarding house reach – este trabajo de White es un no parar de ir. Escucharlo es una experiencia. Mandrake y los druidas – su primer disco homónimo – me atrevería a decir que es el disco uruguayo del año. Además de una letra absolutamente coherente con las contradicciones del mundo, la música de Hombre rana es de un amigo muy querido, Edu Aguiar. Tema imprescindible. David Bowie – Blackstar – la mejor despedida de un artista que amo Riverside – Fear, love and the time machine – descubrí a estos polacos y literalmente fue un viaje en el tiempo. Vas del pasado al futuro y viceversa.

 

selección de Teresa Korondi

 

Ibero Laventure


Leonard Cohen - The Future  - 1992
Rubén Rada - En Familia - 1982
Fernando Cabrera - Ciudad del Plata - 1998
Rubén Blades - Buscando América - 1984
La Tabaré - Yoganarquía - 1997


The Future, Leonard Cohen: Es el más sentido y trascendente de la última camada de los grandes discos de Cohen. Cada vez que lo escucho me vuelvo a emocionar. En Familia, Rubén Rada: En el explendor de su carrera, con sus condiciones vocales y compositivas en plena flor, con un dream team musical Lew, Nolé, Fattoruso, Urbano. Y canciones como El Omnibus, que son inmortales. Ciudad del Plata, Fernando Cabrera: Conceptual y poético. Una belleza peremne de composición y belleza. Buscando América, Rubén Blades: El costado más jazzero (tras separarse de Willie Colón) sale en esta formación de Seis del Solar con los arreglos de Oscar Hernández. Y un Blades despegado de su época en un disco tan vigente como increíble. Yoganarquía,  La Tabaré: Filosófico, conceptual, sensible. La gran culminación de los discos conceptuales que La Tabaré comenzara con Placeres del Sado-Musiquismo.

 

selección de Ivero Laventure 

 
David Cortez Cabán

Silvio Rodríguez - Unicornio - 1982
Dany Rivera - En concierto - 1974
Simon and Garfunkel - The Sound of Silence - 1966
Lannis Poulopoulos - Épefte Vathia Siopi - 1998
Leonard Cohen - Live in London - 2009

Estimados, no sé exactamente de los discos, pero sí de las canciones. Mi unicornio azul por Silvio Rodríguez, No te vayas nunca compañera por Danny Rivera, The Sound of Silence por Simon and Garfunkel,  Épefte Vathia Siopi por Lannis Poulopoulos, Dance Me to the End por Leonard Cohen. Un gran abrazo desde New York, David.

 

selección de David Cortez Cabán

 

Santiago Pereira

Jimi Hendrix - Electric Ladyland - 1968

Funkadelic - Standing on the Verge of Getting It On - 1974

Los Estómagos - Tango que me hiciste mal - 1985
John Frusciante - To Record Only Water for Ten Days - 2001

Queens of the Stone Age - Songs for the Deft - 2002


Jimi Hendrix,  Electric Ladyland. Algo muy distinto a lo que hasta ese momento estilaba consumir. En este disco la música no era eso para gritar con el puño levantado y además tenía canciones largas cuando siempre había odiado las canciones largas. La música parecía tocada por nadie, era una especie de perfecta sinécdoque de la creación. Todo parte del caos y luego de forma inconsciente se acomoda lejos de los procesos logicistas de la mente, logrando que uno se libere, se pierda en otro lugar que está en este planeta pero no es este planeta. Hendrix recoge con sus manos un tornado y luego las abre para liberar a un camaleón que surfea en el viento. Juro por dios que las guitarras en "All Along the Watchtower" y "1983… (A Merman I Should Turn to Be)" son las cosas más bellas que han podido escuchar mis oídos.



Funkadelic, Standing on the Verge of Getting It On. Cuando algo nos afecta para bien o para mal primero lo sentimos en la panza. Y en este viaje soy un niño al que le hacen cosquillas. Amo esas armonías vocales, esas guitarras que se lanzan y coordinan como ráfagas que trozan sandias de lujuria por los aires. El bajo siempre cae a tiempo como una esperada lluvia de verano. Y todo eso es lo más parecido a gozar. Al final del disco un tal Eddie Hazel se despacha con “Good Thoughts, Bad Thoughts" y es para mí el viaje más lúcido que cualquier ser humano puede tener en un balcón a las 3 de la madrugada: las luces de la ciudad y las nubes del cielo se acomodan para que la felicidad sea un momento íntimo y egoísta en donde rendirse homenaje a uno mismo.



Los Estómagos, Tango que me hiciste mal. Llega un momento en el que las cosas hay que decirlas de forma directa. Entre fines de los noventa y principios del nuevo siglo, entre el fin del bastardeado numetal y el comienzo de la llamada onda retro, el Uruguay era para mí contar las monedas que podía conseguir para meter la cabeza en la sala de chat de un ciber, navegar por internet para vichar el vídeo de onda y sobre todo buscar ese empleo que nunca nos enseñaron a buscar. Cuando uno regresa a casa frustrado necesita repetir palabras que todos entiendan. Este "viejo" disco  llegó para ayudarme a gritar lo que había que decirle a los demás de forma sincera: estar marginado y envejecido de expectativas en un Uruguay que estaba siempre igual y amenazaba con estar peor. 

John Frusciante, To Record Only Water for Ten Days. John Frusciante es uno de los artistas que más me ha acompañado en estos últimos años. Sus discos son todos distintos, pero este en partícula es un viaje climático e incisivo en donde lo cancionero se mezcla con estilos new wave y el synthpop; estilos que honestamente no conocía hasta escuchar este disco. La obra no ofrece nada rupturista, pero de alguna manera Frusciante logra estar en la sintonía de mi vida diaria plasmando una sensibilidad bastante correspondida. Todo el disco me hace rememorar un pasado que he logrado superar: estar en una cama de hospital con los ojos cerrados en un viaje introspectivo y religioso. 

Queens of the Stone Age, Songs for the Deft. 

Un disco que hace trampa. Viene de las raíces de un movimiento alternativo a lo mainstream de los noventa como lo es el Stoner rock, tiene la astucia y versatilidad musical de Josh Homme, la mejor batería del mainstream de los noventa, a un presunto inadaptado como Nick Oliveri y a la voz quizá más oscura del grunge como la de Mark Lanegan. Este disco hace trampa: mezcla todo eso y Josh Homme se sale con la suya logrando que “todo eso” hable de él: la soledad de vivir en el desierto, los largos viajes por las carreteras, las whiskerías, las radios piratas, el sexo, la lujuria, la bronca, el sarcasmo y las distintas formas de ser un inadaptado que ha logrado escapar con éxito y orgullo de su propia marginalidad.

 

selección de Santiago Pereira

 

Jorge Nández

Jethro Tull - Aqualong - 1971
Soda Stereo - Doble vida - 1988
John Lennon - Imagine - 1971
The Beatles - Sargent Pepper´s Club Band - 1967
Jaime Roos - Mediocampo - 1984

Los cinco discos más cercanos. El orden de mención de los discos es absolutamente alterable.

Aqualong, Jethro Tull - Una composición de estructura musical muy sólida y homogénea. Representa una de las formas de la música rock.
Soda Stereo, Doble vida - Una obra que consolida una estructura musical y grupal. Quizás su mejor logro sea Dynamo. No obstante este disco indica un avance y un impacto en la música latinoamericana.
Imagine, John Lennon - Un disco que sintetiza una postura y una trayectoria. Seguramente Doble fantasy muestra un Lennon con otra madurez. Imagine exhibe todas las facetas de un Lennon múltiple.
The Beatles, Sargent Pepper´s Club Band - Un disco que signa la historia de la música rock. Muchos son los artífices en la música popular y en esta en particular. Este disco tiene la virtud de ser síntesis de un proceso y apertura de nuevas posibilidades. Es un disco complejo y no complaciente en ningún sentido.
Mediocampo, Jaime Roos - Hay muchos escenarios válidos en la música uruguaya. En aquella en la que hay vínculos con las formas próximas al rock también la gama es diversa. El Kinto, Rada, Mateo Totem y otras figuras permanecen incólumnes. Jaime Roos, Jorge Drexler, en sus dimensiones son prolíficos y serios músicos. Por razones de afecto y de contexto de vida, este disco indicó un rumbo feliz para la música, sobre todo el momento que se editó.

 

elección de Jorge Nández

 

Publicidad

728x90 oidos