David Byrne & Purvis Young

"Las canciones "describirán el mundo en el que vivimos ahora" y cuestionarán: "¿Hay alguna otra manera? Una mejor manera? ¿Una forma diferente? "
arte Purvis Young
arte Purvis Young

La tapa del disco incluye la obra del artista Purvis Young, cuyo trabajo es una mezcla de pinturas/dibujos y elementos de collage de objetos cotidianos. La cubierta muestra la pintura de una cabeza con una cara de raza y género indeterminado, soñando, meditando o en pose contemplativa. Es el primer disco de David Byrne en una década, titulado American Utopia. Su anterior trabajo fue Grown Backwards de 2004. El álbum trata de "anhelo, frustración, aspiraciones, miedos, esperanzas con respecto a lo que podría ser, lo que es posible". En el álbum, Byrne dijo que el enfoque no está en el concepto de utopía sino más en la realidad tangible de Estados Unidos. Las pistas "describirán el mundo en el que vivimos ahora" y cuestionarán: "¿Hay alguna otra manera? Una mejor manera? ¿Una forma diferente? ".

El arte de la portada de disco pertenece al pintor y artista Purvis Young, quien falleció en 2010. Después de pasar una temporada en la cárcel, Young era considerado un extraño en el mundo del arte. Sus meditaciones visuales se basan en la difícil situación de los desfavorecidos, el racismo en América, las luchas urbanas y las experiencias afroamericanas en el sur. La portada del álbum contiene algunos de los motivos recurrentes de Young que se pueden encontrar en su obra. Una cabeza alargada se sienta en una posición central contra salpicaduras de color; mirando hacia abajo, contempla las estructuras a continuación. Byrne, observa la realidad de Estados Unidos.

David Byrne ha colaborado en trabajos conjuntos con Eno, Norman Cook (aka Fatboy Slim) y, más recientemente, con St. Vincent durante la década pasada. Pero "American Utopia" es el primer álbum solista de Byrne desde "Grown Backwards", también de Nonesuch, en 2004. El álbum se grabó en la ciudad de Nueva York, en el estudio de David, los Estudios Reservoir, Oscilloscope, XL, y Crowdspacer y en Londres, en el Estudio Livingston 1.

Acerca del álbum, Byrne comentó:

¿Tiene un sentido irónico? ¿Es una broma? ¿Realmente quiero decir esto? ¿De qué modo? ¿Me refiero al pasado o al futuro? ¿Es personal o político? Estas canciones no describen un lugar imaginario o imposible, sino que se trata de un intento de describir el mundo en que vivimos hoy en día. Creo que muchos de nosotros no estamos satisfechos con ese mundo, el mundo que construimos. Miramos alrededor y nos preguntamos: bueno, ¿tiene que ser así? ¿Existe otra posibilidad? Estas canciones son sobre esa mirada y esas preguntas.

Este álbum trata indirectamente sobre estos impulsos ambiciosos. A veces describir es revelar, ver otras posibilidades. Hacer una pregunta es comenzar un proceso de búsqueda de respuestas. Ser descriptivo es una forma también de ser prescriptivo. El acto de preguntar es un gran paso. Las canciones son sinceras, el título no es irónico. Se refiere no a una utopía específica sino a nuestros deseos, frustraciones, aspiraciones, miedos y esperanzas sobre lo que es posible. Creo que estos temas tocan la descripción, el descontento y el deseo. No tengo recetas y respuestas infalibles, pero siento que no soy el único que mira y pregunta, sintiendo todavía un poco de esperanza y tratando de no sucumbir totalmente a la desesperación o el cinismo. No es fácil, pero la música ayuda. La música es una especie de modelo que a menudo nos indica cómo podemos estar.

Publicidad

728x90 Salus