Eduardo Useta - Tótem

Eduardo Useta - Tótem

Eduardo Useta

Rubén Rada publicó en su cuenta de Instagram: "Ayer se fue mi gran amigo Eduardo Useta. Creador y responsable de que existiera el Totem. Me acuerdo como si fuera hoy el día que trajo el riff de Dedos y la terminamos juntos". El pasado 24 de mayo 2019 falleció Eduardo Useta; formó parte del grupo Tótem hasta su disolución. En los años ’70 Tótem fue uno de los grupos uruguayos más importantes, presentándose en diversas salas, realizando varias presentaciones por fin de semana en bailes. El grupo lo integraban Rubén Rada, Daniel Lobito Lagarde, Roberto Galetti, Enrique Rey, Chichito Cabral; al dejar la banda Galetti fue sustituido por Santiago Ameijenda y Tomás Chocho Paolini.

 


Eduardo Useta
participó tocando guitarra en el primer disco de Rubén Rada, grabado y editado por el sello Sondor en 1969. Abre la cara b del long play el tema Las manzanas, de gran disfusión y éxito desde su aparición. Useta y Rada venían tocando juntos desde 1968, una relación que se extendía a otros nombres como los Fattoruso, Eduardo Mateo, Roberto Galetti, los Lagarde, Federico García Vigil, Manolo Guardia, entre otros músicos que tocaban en distintos boliches.

En 1970 comenzaron a surgir las ideas para formar Tótem. Las primeras actuaciones fueron en enero de 1971, participaron además en el Segundo Concierto de la Rosa, en Montevideo, junto a Psiglo y El Syndikato. El primer disco fue grabado por Carlos Píriz en mayo de 1971 en los Estudios ION de Buenos Aires y editado en julio por el sello De la Planta, de Montevideo. Contiene canciones de Rey, Lagarde y Cabral, pero la mayoría pertenecen a Rada y Useta. La presentación del disco se realizó en teatro El Galpón, junto a Camerata de Tango.

 


En pocos meses Tótem se convirtió en uno de los grupos más importantes, siendo contratado para actuar tanto en el interior como en Montevideo, fundamentalmente en lugares donde se realizaban bailes los sábados y domingos, como La Kabaña (Montevideo BBC), Club Olimpia (de Colón), Montevideo Rowing Club, entre otros.
En 1972 Tótem junto a otros grupos como Los Campos, Psiglo, Hojas y Los Killers, estaban entre los más populares. Ese año la RAI realizó un programa de televisión con Tótem. Se presentaron también en el programa de tv argentino Sábados Circulares, de Pipo Mancera, el de mayor rating de audiencia.

Regresaron a los estudios Ion de Buenos Aires para grabar el segundo lp titulado Descarga. Fue lanzado en Casapueblo, sin la presencia de Galetti en la batería, sustituido por Santiago Ameijenda. La segunda presentación del disco fue en julio de 1972 en el Teatro Solís. Debido a la situación sociopolítica del país el grupo comenzó a tener poco trabajo. Rubén Rada y Lobito Lagarde se fueron de Tótem para formar parte del grupo Gula Matari. En enero de 1973 Tótem grabó su tercer y último disco, Corrupción. De las ocho canciones del lp, seis pertenecen a Useta. Tótem se disolvió en los primeros meses de 1974, ya en plena dictadura, y desaparecen también de la escena musical varios grupos.

 

La RAI Televisión Italiana filmando a Tótem


Para Eduardo Useta, su actividad principal durante muchos años fue participar en el café-concert junto a Manolo Guardia y Cuque Sclavo, el pub Preludio. Trabajó también poniéndole música a las noches del Hotel San Rafael. En ese tiempo, 2002, editó el disco Quién diría, con 11 canciones que le pertenecen y en el cual participaron Rubén Rada, Federico Britos, Gastón Contenti, Boca Ferreira, el cubano Eddie Peñalver y Alejandra Díaz, Raúl Medina, los Fattorusso.

Cuenta Useta en una entrevista que le realizaron para La Red: “Es un disco distinto de presentar al candombe. La fusión del candombe generalmente se ha hecho con el jazz o el funkie; no obstante, mi fusión o mi acercamiento tiene que ver más con la estética de la música negra brasileña. Y, por otro lado, la música brasileña está mucho más cerca del candombe que del jazz o el funkie. Fijate que hay mucho de candomblé y otras tantas similitudes. Está el eco de la bossa en temas como “La negra Tomasa”, aunque no eludo del todo lo jazzístico. Es decir: el disco suena a candombe con otra dimensión.

Tengo dos pasados artísticos, digamos. Con Manolo Guardia toqué durante toda mi vida. Cuando iniciamos la experiencia de Preludio, no lo hicimos para salvarnos. Era una situación que ya teníamos internalizada, y a ello le agregamos la chispa de Cuque Sclavo. Hicimos espectáculos, creo yo, valiosos como “Haciendo biógrafo” o “La mujer que al humor no se asoma” y nos complementamos los tres fenomenalmente en escena durante mucho tiempo, y la gente respondió siempre. Lo de Preludio fue increíble y dudo que vuelva a repetirse en la actualidad como fórmula expresiva a ese grado de convocatoria.

 

Tótem, para mí, es la gran experiencia de vida. Fue como algo decisivo. Incluso hay gente que viene y me pide que le firme el disco de Tótem. La otra vez, por ejemplo, yo estaba en una casa de música y se acercó uno de los hermanos Ibarburu y me dijo algo así como ‘vos sos culpable de que yo sea músico’, refiriéndose a la música de Tótem, que tanto lo había marcado. Lo de Tótem fue increíble. Recuerdo que en la época de Tótem los hermanos Fattorusso estaban en Estados Unidos y llegaron a grabar 'Dedos' allá con la denominación de 'Fingers', junto al brasileño Airto Moreira. Fue toda una sorpresa.

Sorpresa fue también aparecer en la revista Downbeat, en la tapa, y diciendo que éramos el nuevo sonido de América Latina. Sorpresa fue que alguien una vez nos dijera que la canción 'El tábano' parecía Santana. Y el Lobito Lagarde le contestó: 'Mirá que hicimos el tema antes de que llegara a conocerse la música de Santana a Uruguay'. La ventaja estaba en que la gente de Tótem ya tenía experiencia y el proyecto tuvo un despegue formidable. Yo, por ejemplo, ya había experimentado junto a Rada grabando 'Las manzanas' y 'Guantanamera', todos aquellos éxitos del Negro.

Y nos juntamos la gente que tenía una visión estética similar, gustos similares. El caso de Galetti, el padre de todos los bateristas; el Lobito Lagarde, con 18 años, todo un performer brillante. Ni hablar de Rada: para mí, es el creador de la música popular de este país, hace 40 años que viene componiendo.

No me olvido de Mateo ni tampoco de El Kinto o de El Syndikato y de toda la movida de grupos que se largaron a cantar en español en ese momento. Por eso creo que va a ser muy difícil que se den en la música popular las mismas condicionantes que se dieron en esa época. Fue impresionante y no hablo solamente de Tótem sino también de otras propuestas muy buenas del momento. Se hacía todo a corazón.”

 

Publicidad

728x90 Salus