Los Olimareños 2019

“…nunca pretendimos hacer un recital formal, bien hecho, porque sabíamos que era imposible…”
foto aldo novick, 1984
foto aldo novick, 1984

Los Olimareños regresan nuevamente…

Desde el regreso del exilio en 1984 el dúo está envuelto en una melodía de contrariedades y hechos. La mayoría del público nunca supo muy bien de qué se trataba; los medios de comunicación ignoraron, contribuyeron –en su mayoría– a ocultar fricciones sobre la relación entre ellos y del polémico concierto realizado en el Estadio Centenario en 1984, organizado por Edmundo San Martín, productor que llegó desde las sombras al Canto Popular, para involucrarse en la organización de espectáculos durante la dictadura por sus habilidades para conseguir permisos y levantar la censura momentánea por parte de la Policía, para que determinados artistas pudieran presentarse en público.

Repasemos algunos acontecimientos de aquel año: el regreso de Alfredo Zitarrosa a Uruguay, luego de su exilio, fue organizado entre el artista y ADEMPU, entregando Zitarrosa parte de la recaudación del espectáculo a la Asociación de la Música Popular del Uruguay. Desde el aeropuerto recorrió la rambla hasta el Teatro de AEBU, donde realizó una conferencia de prensa. Lo mismo hizo Daniel Viglietti en su regreso, espectáculo realizado en el Estadio Luis Franzini, delegando en ADEMPU su organización.

 

foto aldo novick, 1984



En el caso de Los Olimareños todo fue manejado entre Los Olimareños, su productor personal -Paco Bilbao- y Edmundo San Martín. Quedó fuera de la organización ADEMPU, finalmente ante tanta barrabasada, los músicos uruguayos integrantes de la Asociación realizaron la seguridad del escenario y camarines.

Han pasado 35 años de aquel emotivo, pero vergonzoso concierto, en el cual se olvidaron de las letras de las canciones, producto -según Braulio- de la emoción, y de algunos tragos. La conferencia de prensa fue realizada debajo de la tribuna América finalizado el concierto, e inmediatamente regresaron a Buenos Aires, desde donde venían.

“Nos pudimos haber equivocado, como todos; sobre los errores se aprende. Yo pienso que más que un concierto de música de cosa bien afinada, de perfección, para nosotros era un encuentro más como hombres que como artistas, un encuentro con nuestra identidad, que habían querido borrar”, expresa Braulio López en entrevista que le realizamos en Buenos Aires, dos días más tarde del recital de Montevideo.

Pepe, por su parte, nos cuenta que venían con mucho cansancio, con poco tiempo, que los fundió la emoción. “Además nunca pretendimos hacer un recital formal, bien hecho, porque sabíamos que era imposible…”.

Recital para el cual pasaron unas 50 mil personas por boletería. Con los años y las décadas, hay conductas y actitudes que se reiteran; la música continúa en un segundo plano y otros factores son protagonistas en la vida de uno de los dúos uruguayos que, en tiempos de los ’60 y principios de los ’70, supo ser de los mejores.

Luego de tantos años de exilio, regresaron a su país y se volvieron a ir en menos de 24 horas con la billetera llena, para continuar una gira. Terminado el exilio ya no había motivos para vivir en el exterior; unos meses más tarde se radicaron en Uruguay. Bastaron unos años para presentarse en distintos festivales y conciertos por el interior. La relación entre Pepe y Braulio no era la mejor, las presentaciones comenzaron a escasear, la parte artística se iba desvaneciendo; sólo el mito mantenía prendida una pequeña llama que en los ’60 había prendido en el cielo del Olimar. El dúo se terminó separando en 1990.

Durante la carrera solista, Pepe Guerra mantuvo una actividad cargada de presentaciones dentro y fuera del país, un estilo y personalidad que lo continuaban ubicando entre uno de los grandes exponentes de la canción popular uruguaya, más aún cuando se le podía escuchar solo con su guitarra. Por su parte, Braulio López desapareció artísticamente; se le recuerda más por ser un ex integrante del dúo que por su actividad solista. Hecho que también se ve reflejado en la venta de discos.


“ … hoy he vuelto a mi pueblo después de una ausencia muy larga… yo sé que yo no soy el mismo ni el pueblo es igual…”

En el 2019 Los Olimareños encuentran otro motivo para regresar: 35 Aniversario del regreso del exilio en 1984, y 50 años de la edición del disco Cielo del 69.

Después de la separación del dúo en 1990, Los Olimareños se han reunido en distintas ocasiones: en 2009, dos recitales en el Estadio Centenario. En la oportunidad se planificaron ocho ensayos en un teatro de Montevideo; en el primero, Braulio llegó dos horas tarde, el ambiente y clima entre ellos no eran los mejores, dos días antes del concierto en el Estadio Centenario no tenían claro los temas a realizar y ni el orden de los mismos. El concierto ofreció un espectáculo pobre. Nuevamente cargado -esta vez- por lo emotivo del público asistente. Los Olimareños no tenían excusas para volverse a olvidar de las letras o desafinar. Luego volvieron a realizar varios shows en Argentina para también despedirse nuevamente del vecino país.

 

foto aldo novick, 1984


Un año después, en 2010, vuelven a juntarse para realizar otro show al asumir la presidencia José Mujica. Y en 2012, para el Centenario de Atlántida (Canelones), un evento envuelto en una polémica por el caché cobrado y los gastos de producción realizados por la presidente de ANTEL, ingeniera Carolina Cosse.

En marzo de 2019 el dúo regresa con otra retirada, que podríamos enmarcar dentro del calendario carnavalero, por lo próximo a la fiesta de Momo. Los Olimareños estuvieron acompañados por un grupo formado por Alejandro Turubich, percusión, Jorge Martínez, batería, Nicolás Guerra, bajo y Víctor Amaral en acordeón.

Una perla más: seguramente el próximo año 2020 regresen nuevamente, ya que el disco Cielo del 69 fue editado en 1970, y se cumplirán 50 años de su edición en esa fecha, no éste año, como anuncian. ¡Muchachos! Además de las letras, ¡también se olvidan de las fechas!


El nuevo regreso fue anunciado en el ANTEL Arena, pero por “desacuerdos entre la productora y la administración” del ANTEL Arena se modificó el lugar, para el Auditorio del SODRE, Dra. Adela Reta, del 2 al 6 de marzo y por último el concierto será el 15 de marzo en el ANTEL Arena. Con entradas entre $ 990 y $3960. Braulio y Pepe al ser consultados sobre el espectáculo -fines de 2018- expresaron que todavía no tenían nada preparado. En cuanto a la relación entre ambos músicos, Braulio, sin canas a pesar de sus 77 años respondió: “Siempre estuvo bien, pero hay mucho desgaste y eso se ve en los grupos que han durado mucho, hubo que tomar un descanso.”

Desde su regreso en el ’84 Los Olimareños han estado pasando por momentos difíciles, de convivencia y de eficiencia artística, salvados por un legado que viene desde antes de la dictadura en Uruguay, y los mantiene en la memoria del público. Que concurre a cada reencuentro – despedida, sin otro motivo que el de formar parte de un show que vuelve a continuar.

 Notas publicadas en tranvias.uy sobre Los Olimareños y Pepe Guerra:

http://www.tranvias.uy/letra/entrevistas/item/los-olimarenos-1984.html

 

 

 

 

Publicidad

728x90 hosting montevideo