Quilapayún en Montevideo

Quilapayún en Montevideo

Quilapayún 50 AÑOS

lunes 13 de noviembre
Auditorio del SODRE
Montevideo

El grupo chileno Quilapayún se presentará en Montevideo con motivo de la gira que viene realizando, celebrando sus 50 años de trayectoria. La canción chilena ha contribuído desde la cultura musical y su compromiso social con una importante lista de artistas como Violeta Parra, Isabel & Ángel Parra, Pablo Neruda, Víctor Jara, Patricio Manns, Inti Illimani, Illapu, Cuncumén, Los Jaivas, Osvaldo Gitano Rodríguez, Tito Fernández, por citar algunos. La presencia del grupo en nuestra ciudad seguramente convocará a una generación que se encontrará frente al escenario con el sonido que brota desde las raíces de América Latina y que, a pesar de las dictaduras, los exilios y el tiempo, sigue latente. Ponchos Negros, bombos, quenas, guitarras y algunas canas serán parte de los Encuentros entre público y los Quilapayún.

Quilapayún tiene editados 27 discos de estudio; el primer long play lleva el nombre del grupo y fue presentado en 1967, el último, editado en 2013 se titula Encuentros. Tienen ocho discos grabados en vivo entre 1974 y el último en 2012, titulado Homenaje a Víctor Jara. Además de cinco recopilaciones y algunos dvd grabados en vivo que circulan en ferias vecinales. El 11 de setiembre de 1984 Quilapayún tenía programada una presentación en el estadio Luis Franzini de Montevideo; la misma fue cancelada en dos oportunidades, la del 11 y posteriormente la del 18 del mismo mes. El espectáculo había sido autorizado por la Jefatura de Policia, que era quien censuraba o autorizaba espectáculos durante la dictadura. El inconveniente fue el ingreso de los integrantes de Quilapayún a Uruguay.

Al ser exiliados chilenos viajaban desde Buenos Aires con pasaportes de las Naciones Unidas, y para ingresar con dichos documentos necesitaban visas del Consulado Uruguayo en Argentina o la autorización del gobierno de turno, pero nunca respondieron a las solicitudes de visas. Los dos intentos se frustraron. En el espectáculo también participarían el argentino Julio Lacarra y el dúo Larbanois-Carrero. Hasta último momento se esperó la posible llegada de los chilenos, pero los intentos fueron nulos. Se abrieron las puertas del estadio y estaba todo dispuesto para que Lacarra y Larbanois-Carrero realizaran su concierto. El presentador del espectáculo era Homero Rodríguez Tabeira.

Un rato antes de la hora de comienzo, con una cantidad importante de espectadores, se hicieron presentes varios funcionarios policiales del Departamento 2 de la calle Maldonado y Paraguay; llegaron para ordenar que se apagaran las torres de sonido y decir que no se podía realizar el concierto de ninguna manera. Ante la presentación de los papeles con la autorización de Jefatura, la respuesta y el motivo fue que no estaba el artista principal. Por parte de la organización se argumentó que más del 50% de los artistas de la cartelera anunciada estaban presentes. Pero no hubo caso, la censura se aplicó sin piedad, en los últimos coletazos de la dictadura uruguaya. Han pasado 33 años de aquella carta de Eduardo Carrasco redactada en el Hotel Panamericano, dirigida la pueblo uruguayo, 33 años también de aquel encuentro en la ciudad de Buenos Aires.

aldo novick

 


El grupo se fundó en Santiago de Chile el 26 de julio de 1965 por Julio Carrasco y Julio Numhauser, quienes invitaron en un primer momento a Eduardo Carrasco, que se suponía sería sólo un intérprete temporal. Así el trío inicial decide llamarse Quilapayún.
Comienzan a realizar esporádicas presentaciones en peñas universitarias, y posteriormente deciden integrar a Patricio Castillo, cuya presencia intermitente duraría hasta 1970, y más tarde en forma definitiva, a Carlos Quezada, Willy Oddó, Hernán Gómez y Rodolfo Parada. Tras trabajar un breve lapso con Ángel Parra y de tener sus primeras actuaciones en peñas de Valparaíso y Santiago, Quilapayún integra como director artístico a Víctor Jara, con quien adoptarán el modo interpretativo y escénico que los volvería célebres junto a sus barbas y ponchos negros.

Después de dos discos en los que esbozaron su línea temática y musical, graban en 1968 Por Vietnam en el que adoptan el estilo que los volverá un paradigma de la canción popular revolucionaria. En 1970 graban la Cantata Santa María de Iquique de Luis Advis, que se vuelve una obra esencial de la música chilena y modelo para trabajos del mismo tipo que se realizaron en Hispanoamérica. Tras el triunfo de Allende en 1970, se vuelven embajadores culturales chilenos y aumentan sus giras por Europa, obteniendo también grandes éxitos en Argentina y Uruguay. En esa época alternan canciones y obras de apoyo a la causa de la Unidad Popular y de ataque a los sectores conservadores con trabajos como Quilapayún 5, donde esbozan nuevos caminos creativos, marcados por el ingreso de su director, E. Carrasco, al Conservatorio. Su apoyo al gobierno de Allende tiene su punto máximo en la presentación en el accidentado Festival de Viña del Mar en febrero de 1973.

Exilio en Francia 1973 - 1988

Quilapayún se encontraba de gira por Francia cuando estalla el golpe de Estado en Chile. De hecho, el 15 de setiembre cantaron en el Olympia de París, convirtiéndose en el primer grupo chileno que se presentara en tan distinguido escenario. Instaurado el régimen militar, permanecen en Francia y comienzan su exilio que se prolongaría hasta 1989. Rápidamente se vuelven artistas centrales en los actos de solidaridad con la causa socialista chilena y graban nuevos discos de denuncia de la situación del país.
Sin embargo, a fines de los '70 el conjunto reformula su planteamiento entre el arte y la política y, junto con su marginación del Partido Comunista y relación con el pintor chileno Roberto Matta, levantan su compromiso con La revolución y las estrellas que les genera un fuerte desarraigo con la izquierda chilena. En esta segunda etapa en el exilio alcanzan altos grados de desarrollo musical, primero por el trabajo de taller desarrollado al interior del grupo y posteriormente por la colaboración con músicos como Gustavo Becerra, Juan Orrego Salas y la incorporación al grupo del entonces joven compositor chileno Patricio Wang.

Retorno

Después que se permitió el reingreso al país de la totalidad de los exiliados, parte de Quilapayún vuelve a Chile para apoyar a la oposición en el plebiscito de 1988 y, poco después, realiza una gira por el país a comienzos de 1989. Luego de estas presentaciones, el director E. Carrasco regresa a Chile junto con W. Oddó, lo que permite a R. Parada tomar a cargo la dirección en dupla con P. Wang.

Crisis en el grupo

Durante los '90 y debido a varios factores, la actividad del grupo se reduce considerablemente, y para complicar la situación, los aún radicados en Francia editan dos discos nuevos y dos antologías en 15 años. Precisamente, durante la década de los '90 comienza a gestarse una crísis al interior del grupo, producto de diferencias del resto de los integrantes respecto de la gestión de R. Parada. Esto motiva el abandono paulatino de los integrantes históricos del conjunto, llegando hasta el punto que solo quedan dos, Gómez y Lagos, quienes deciden alejarse del grupo dirigido por Parada e inician un proceso contra éste, por depósito ilegal de la marca Quilapayún en Chile y en Francia.

En torno a Gómez y Lagos los miembros históricos se reagrupan en setiembre de 2003 para cantar en Francia, Gran Bretaña y Ecuador con gran éxito. En Chile hacen una pequeña gira y participan en el gran homenaje a Salvador Allende que se realizó en el Estadio Nacional. Por su parte, Parada, Wang y Castillo con la colaboración de los integrantes del grupo Ortiga, sostienen la agrupación hasta principios del 2004, cuando a su vez, los Ortiga, molestos por la gestión de Parada, se niegan a seguir colaborando en ese grupo. Nuevamente paralizados, Parada y Wang recurren a músicos de otras agrupaciones formadas en Francia como Los Calchakis o Karumanta para continuar con su actividad.

Ambos grupos entraron en disputa judicial en Chile y Francia por el uso de la marca Quilapayún. En el juicio de Francia de 2007, se falló a favor de los integrantes históricos del conjunto: Carrasco, Quezada, Venegas, García, Gómez, Lagos y Escudero, con lo que se zanjó la disputa en el país galo respecto al uso del nombre. El fallo francés prohibió a Parada, Wang y Castillo la utilización de la marca Quilapayún, así como el uso de Quilapayún como nombre de dominios o sitios Internet. No obstante el Quilapayún francés cuenta con su website particular. Durante 2007, el Quilapayún de E. Carrasco realizó dos giras por Chile, con motivo de los 100 años de la masacre de la escuela Santa María de Iquique, además de promocionar su nuevo disco Siempre. Estas giras las realizaron en compañía de las orquestas juveniles de cada ciudad visitada. En Iquique fueron condecorados por la Municipalidad. Mientras tanto, el grupo de R. Parada realizó una gira por Chile en ese mes de diciembre, también por la conmemoración de la masacre, y participó en una caravana integrada también por artistas como Patricio Manns o Inti-Illimani (R) que partió en la Quinta Vergara, para luego llegar a Iquique.

En la gira de 2010, y luego de exitosas presentaciones en el Festival de la Patagonia y en Valparaiso, culminó la celebración de los 45 años del grupo con un concierto en el Teatro Caupolicán, con lleno total, y al cual fueron invitados varios grupos como Los Jaivas, Illapu, Newen, Napalé y otros. El grupo liderado por E. Carrasco ha seguido presentándose en Francia, España, Argentina y Chile hasta hoy.

Integrantes

Quilapayún ha tenido 25 músicos a lo largo de toda su historia. La historia de la banda está claramente marcada por su exilio en Francia así como por el reencuentro de varios de sus integrantes antiguos y el ingreso de varios nuevos que tuvo lugar entre 2002 y 2003.

Publicidad

728x90 landinelli